El fútbol en las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes vive momentos de incertidumbre. La descontrolada situación del COVID en la zona ha dejado positivos en muchos equipos, mientras que otros viven con el miedo de que lleguen lo primeros. A estas alturas, todos los clubes sénior como las canteras deberían estar regresando a los entrenamientos tras una semana de descanso pero lo cierto es que pocos lo han hecho.

Estradense

Un caso significativo lo encontramos en el club en categoría más alta de las comarcas, el Estradense. Los rojillos regresaron el pasado lunes a los entrenamientos y realizaron los test de antígenos. Estos mostraron un positivo, el de un jugador del equipo filial que ya quedó fuera del entrenamiento. El resto de jugadores sí saltaron al campo al dar negativo. Al día siguiente, martes, uno de ellos comenzó a encontrarse mal y tras someterse a pruebas salió positivo. En ese momento el club suspendió todos los entrenamientos. Sin embargo, al día siguiente volvieron a aparecer otros dos positivos, elevando la cifra de contagiados por COVID a cuatro.

Según explicó el entrenador, Alberto Mariano, la intención era realizar el viernes un cribado entre la plantilla para buscar otros posibles positivos. En todo caso está descartado volver a los entrenamientos esta semana. Se analizaría para la siguiente en función de los resultados, de las directrices de los rastreadores y de lo que decida la federación.

En este sentido, desde el Estradense han pedido a la Federación Gallega de Fútbol que aplace el comienzo de la segunda vuelta de la competición, previsto para el 9 de enero. Consideran que es muy precipitado, teniendo en cuenta la situación, con un número tan alto de contagios y después de las fiestas de Navidad. “Si hay que jugar, jugaremos pero lo más importante son los chicos y su salud”, explicó el entrenador compostelano, quien recordó el aplazamiento del Arzúa-Juvenil de Ponteareas , ya aplazado en su día por el COVID. “Si empezamos ya, se pueden acumular los partidos aplazados. Lo mejor es retrasar el comienzo una o dos semanas y hacerlo cuando la situación esté más estabilizada”. El Estradense B también está parado. El martes realizarán los test.

Lalín

Otro caso llamativo es el del Lalín y la Escola de Fútbol Lalín. En ambos casos los entrenamientos están parados hasta nueva orden. En el equipo de Primera Autonómica cuentan con dos positivos. En el equipo femenino sénior de la Escola de Fútbol Lalín hay cinco positivos. Ante esta situación, han decidido que la base no regrese por el momento.

Escola Estrada

La Escola Estrada de Fútbol Base también está parada, salvo el equipo juvenil de Liga Gallega. La cantera estradense cumplía en estos días la semana de descanso que siempre conceden a sus jugadores pero por el momento no les han marcado fecha de regreso por la situación general. Lunes o martes esperan tomar una decisión analizando las noticias que llegan desde la federación y otros clubes.

Silleda

El Silleda de Segunda Autonómica tuvo un positivo en estos días que recibió el alta el jueves. El equipo sin embargo realiza entrenamientos condicionados a solo preparación física para evitar contactos. La Escola de Fútbol Silleda por su parte también ha decidido parar de momento y analizar su retorno a los entrenamientos. Desde el club también plantean la necesidad de atrasar el inicio de las competiciones tras el parón de Navidad. También se suspendió el torneo solidario de base que debían jugar el fin de semana.

Otros

El Cruces ha decidido retrasar su vuelta a los entrenamientos. No tienen casos pero Imanol ha dado un margen hasta el martes para analizar la situación y también aguarda novedades por parte de la federación. El partido Sp. Estrada-Guimarei que se debía jugar en la noche ayer también tuvo que ser aplazado, por segunda vez, por casos de COVID.