El Comité Nacional de Competición ha resuelto sancionar con un partido de suspensión al jugador del Disiclín Balonmán Lalín, Roberto Álvarez, por la trifulca con la que concluyó el pasado sábado el partido contra el OAR Coruña en el Arena. La circular señala que la sanción es por “producirse, una vez finalizado el encuentro, de forma levemente violenta contra miembros del equipo contrario, sin resultado lesivo, sin que sea de apreciar la atenuante de arrepentimiento dado que el jugador no se disculpó ante la persona directamente afectada por su actuación”. El lateral derecho rojinegro se mostraba ayer contrariado con la medida disciplinaria y, aunque en un principio decidió recurrirla, finalmente desistió, por lo que se perderá el partido que mañana enfrenta a los de Pablo Cacheda con el Saeplast Cañiza. Álvarez se siente agraviado por un castigo que considera injusto a tenor de lo sucedido realmente en la pista después del final del partido.

Provocación

Por otro lado, el comité también sanciona con 4 partidos de suspensión al oficial del OAR, Jacobo Novoa, por “llevar a cabo gestos ostensibles de carácter ofensivo hacia árbitros, equipo contrario y espectadores, provocando una reacción airada de algunos de ellos que finalizó en tumulto”. Además, el jugador coruñés Kevin Dacosta tiene un castigo de 2 partidos de suspensión por la “agresión leve” que precisamente realizó al lalinista Roberto Álvarez.