Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

tenis - Internacional

Del Recreo Cultural al circuito internacional

Tras sus cuatro años en Estados Unidos, la tenista Celia Cerviño dio el salto circuito ITF y es la número 770 del ranking mundial

Celia Cerviño

Celia Cerviño

Celia Cerviño responde a nuestra llamada en Oporto, donde al día siguiente iniciaba su andadura en una nueva competición del circuito ITF, el paso previo a la WTA. La tenista nacida en Pontevedra en 1997 lleva compitiendo a nivel internacional desde hace dos años, cuando regresó a Galicia tras cuatro años jugando y estudiando en Estados Unidos. “Fue un cambio grande porque es un mundo totalmente diferente. Pasé de competir en equipo en Estados Unidos a hacerlo sola. Fue un cambio brusco. En el College también se juega con bola de oro, no con ventajas en los juegos. Eso hace que los partidos se alarguen mucho más. También notas el tener que viajar muchas veces sola. Luego hay un cambio de nivel. En Estados Unidos también hay mucho nivel pero allí tienes tres partidos exigentes de cuatro y aquí sabes que todos son de mucho nivel”, argumenta.

El objetivo de Cerviño a nivel competitivo es intentar mejorar año a año su posición en el ranking hasta llegar a un punto en el que pueda competir en los grandes torneos. Para ello va arañando puntos en el circuito ITF, con menos puntos en juego, pero con la posibilidad de escalar en la clasificación internacional. “Una vez llegas al circuito WTA ya hay en juego más puntos y también hay premios económicos mayores”, explica. “De momento voy bastante bien. Cuando llegué todo era nuevo para mí y no conocía a casi nadie en el circuito, ni nadie me conocía. Pero fui subiendo hasta el puesto 800 y algo. Hoy en día estoy en 700 y pico”, explica. Cerviño también compite en dobles, cambiando de pareja a menudo y ocupando un puesto 515.

La de Pontevedra reconoce sin embargo que está realizando un trabajo específico, cuyos resultados se verán a largo plazo. “La pretemporada que hacemos es más dura, centrada en la parte física. Se trata de trabajar en un cuerpo cansado para sentirse bien y fresca cuando llegan los partidos. Pero después viene un entrenamiento más táctico. Estoy entrenando muchos aspectos técnicos con mi nuevo entrenador. La meta es golpear la bola con más efectividad y no gastar tanta energía. Eso necesita mucha repetición y mucha práctica para automatizar las cosas”.

En la actualidad entrena a las órdenes de Manuel Acuña, en DM Sport. Cerviño es junto a Jéssica Bouzas la única gallega que participa en el circuito internacional de tenis. Su camino ya la llevó esta temporada dos semanas a Ecuador, otras dos a Barcelona y ahora toca Oporto. Precisamente fue en la Ciudad Condal y hace solo un mes cuando Cerviño logró el que considera su resultado más destacado, donde alcanzó las dos finales del torneo. “Por el momento solo gané trofeos pero títulos, de momento, no”, afirma.

Cerviño reconoce que ya quedan muy lejos sus inicios en el Recreo Cultural de A Estrada, club con el que mantiene sin embargo una larga relación. “Sigo ahí y voy casi todos los fines de semana. Miguel Sánchez, un gran amigo mío, es quien lleva ahora las escuelas y yo le echo una mano con los chavales. Se está trabajando muy bien”, explicó una mujer que recuerda sus primeros pasos en el tenis en A Estrada. “Tendría unos 10, 11 o 12 años. Empecé un poco tarde comparado con otros”. Después llegó una experiencia de Estados Unidos que valora muy positivamente.

Compartir el artículo

stats