Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Ligue 1

El Marsella pesca en Lalín

El dezano Sergio Santomé ficha como “scouting” del Olympique

Sergio Santomé en el Stade Orange Vélodrome de Marsella. |

La llegada del español Pablo Longoria a la presidencia del Marsella ha contado con el beneplácito de Frank McCourt, propietario del club desde 2016. Este empresario estadounidense se mostró confiado por abrir en el Marsella “un nuevo capítulo en su gran historia” con un Pablo que será el “responsable de la gestión del club, tanto deportiva como económica”. Junto a Longoria ha recalado en el club marsellés el lalinense Sergio Santomé, que coincidió con el presidente primero en su etapa de Radio Marca y, después, en el Valencia Club de Fútbol. La abrupta situación deportiva e institucional del conjunto “Che” hizo que ambos emprendieran viaje al sur de Francia.

Sergio Santomé ya luce desde el pasado mes de febrero como nuevo “scouting” del club del Vélodrome tras abandonar Mestalla. Santomé llega a su nuevo equipo en un momento delicado. El fracaso deportivo de los últimos años del Marsella choca con la irrupción del Paris Saint Germain de la mano de su presidente, Nasser Al-Khelaifi. En concreto, el último gran logo del Olympique fue la Liga lograda en 2010. En 2011 conquistó la Supercopa y en 2012 la Copa de la Liga. Un escaso bagaje para el club con, posiblemente, más historia de Francia. El scouting lalinense tiene como principal misión la de seguir el fútbol profesional para nutrir de efectivos el primer equipo y, también, las categorías Sub 20 para nutrir la academia del conjunto marsellés.

El nuevo integrante del staff del equipo del Vélodrome llegó a defender durante tres años la camiseta del Balonmán Lalín antes de emprender viaje a Madrid para iniciar su exitosa trayectoria profesional en la radio. Le gusta definirse como “un periodista, apasionado del fútbol y con las mismas ganas de trabajar y de aprender que el primer día”. Su valía como ojeador le ha servido para dejar los micrófonos y dar el salto al exigente trabajo como “scouting” internacional.

Compartir el artículo

stats