El Disiclín Balonmán Lalín certificó esta tarde de forma matemática su regreso a la Primera Estatal con una derrota en la pista del Balonmano Zamora Rutas del Vino. El equipo local festejó la permanencia con su afición en una fiesta completa ya que los pistacho ganaron con claridad en un encuentro que terminó con 32-23 como marcador. Un choque en el que hubo minutos para todos los jugadores pistacho disponibles y tiempo para el disfrute, ya que el triunfo estuvo siempre en manos del conjunto castellano, que al descanso ya mandaba por 15-12.

El cuadro gallego entrenado por Pablo Cacheda apuró sus opciones de salvación mostrando carácter y garra con unos Tomás, Tate y Porto muy entonados, pero chocó contra un muro casi infranqueable y recibió la estocada mortal antes del final con las paradas de Mendieta y sendos tantos de Torres y Dela (27-20, minuto 25). Un golpe decisivo que sentenció el triunfo pistacho con el que se redondeó la fiesta de la permanencia en el “Ángel Nieto.” Por contra, los de Pablo Cacheda dicen adiós a la categoría con la cabeza alta tras mostrarse muy combativos durante los 60 minutos en su visita a la ciudad del Duero.