Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ciclismo

La sonrisa eterna de Álex Marque

Alcanzados los 39 años, el ciclista estradense afronta con ilusión una temporada plagada de nuevos alicientes

Marque firma autógrafos en una etapa de la Volta a Portugal.

Marque firma autógrafos en una etapa de la Volta a Portugal.

Su sonrisa es una de sus grandes señas de identidad allá donde va. Esa que solo pierde cuando la carrera se empina más de la cuenta y los grandes escaladores ponen a prueba su cuerpo, pero que recupera casi instintivamente en cuanto pasa por línea de meta y logra recuperar aire. Hoy Marque sonríe y disfruta hablando de ciclismo y de lo que viene por delante. Encerrado en algún lugar de sonrisa queda un duro 2020 marcado por la pandemia. Hoy, Marque solo piensa en poder correr junto a sus amigos Gustavo y Samuel y en seguir disfrutando cada día que el ciclismo le regala.

A Álex Marque se le notan los años, pero no en las piernas, sino en su discurso. El estradense habla hoy como el veterano capitán de un equipo cuya importancia está por encima de su figura. Habla de relevo generacional, de estrategias discutidas entre bambalinas y de los nervios que tenía antes de una carrera cuando era joven y que hace tiempo que ya no siente. El corredor del Atum General Tavira cumplirá cuarenta esta temporada pero parecen muchos menos cuando uno lo ve sonreír. La sonrisa de Álex Marque es eterna y hoy, a punto de iniciar una temporada ilusionante por muchos motivos, reluce más que nunca.

“Disfruto mucho más ahora que cuando tenía 25 o 30 años. Valoro cada día y saboreo más cada carrera en la que participo. Me fijo mucho más en detalles que antes me pasaban desapercibidos y sigo notando el mismo cosquilleo antes de la competición”, afirma Marque cuando se le hace la obligada pregunta asociada a su edad. Al estradense le sobran razones de sobra para esquivarla, como su rendimiento imperturbable año tras año o el grado que aporta la experiencia. “Ahora mismo, a un 75 por cien hago más cosas que cuando era joven y estaba a un 90. Con los años conoces más tu cuerpo y tus ritmos. Además, ya no tienes los nervios de la juventud”.

Zanjado el tema nos vamos a lo que importa, una temporada en la que la normalidad parece haber vuelto al circuito profesional portugués, tras un año en el que Marque pudo disputar poco más que la Volta a Portugal por culpa del COVID. “Teníamos ganas de empezar a correr”, y ahí vuelve su sonrisa. “Y tenemos ganas de que la máquina empiece a engrasarse porque tenemos mucho margen antes del gran objetivo de la temporada, la Volta a Portugal”. Esa máquina del Tavira ha perdido a Figueiredo, un hombre muy importante, pero se ha reforzado con un veterano como Gustavo Veloso que quiere despedirse del ciclismo con buen sabor de boca.

La presencia del de Vilagarcía y del también gallego Samuel Blanco en el equipo son otro de los alicientes de Marque esta temporada. “Fue una pena lo de Figueiredo, porque con él seríamos un súper equipo, pero Veloso es un grandísimo refuerzo. Si está a su nivel, es candidato a todo”, afirmó. Sin embargo, el Tavira no parte con la presión de los dos superequipos creados este año en el Portugal, Efapel y Porto. “Ellos son los favoritos”, sentencia, “pero también puede que veamos una Volta a Portugal diferente”. El estradense señala que los dos grandes rivales cuentan este año con muchos escaladores en sus filas, por lo que se puede ver una vuelta más centrada en las etapas de montaña.

A nivel personal, Marque aguarda llegar a la línea de salida de la Volta a un nivel similar al de años anteriores. Para ello, tanto él como Veloso seguirán su rutina habitual. Esta pasa por unas semanas más de competición, con la Volta ao Algarve como gran aliciente, para después concentrarse en altura. Harán un alto para el Gran Premio Joaquim Agostinho y después de nuevo a altura. “Sabemos que esto no nos falla y no vamos a cambiar ahora. No podemos pasarnos con las carreras. Lo importante es llegar frescos”, explicó. Como punto a favor esta temporada, Marque pone el buen entendimiento con Veloso y Blanco, habituales compañeros de entrenamientos, como algo que deben explotar.

Compartir el artículo

stats