Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Tercera División

La última batalla

El Estradense podría certificar el domingo ante el Fabril su presencia en el play off de ascenso - Si no lo logra se lo jugará en la jornada final en un cara a cara con el Villalbés

Selfie del Estradense antes de su entrenamiento de ayer.

Selfie del Estradense antes de su entrenamiento de ayer. Bernabé

Cuatro victorias en las cuatro jornadas de la fase de ascenso han situado al Estradense cerca, muy cerca de conseguir un puesto en el play off final. Los rojillos forman en estos momentos un equipo capaz de todo, tanto que ni las bajas de hombres importantes, ni los nervios, ni la altura a la que llevan moviéndose desde hace semanas los ha frenado en su camino. En este capítulo, el Estradense, ese equipo que figuraba al inicio de temporada en todas las quinielas como uno de los candidatos al descenso, suma nueve victorias, un empate y una sola derrota en las últimas once jornadas, registros de récord que explican la situación en la que se han metido en este tramo final.

A falta de dos jornadas para que finalice la fase de ascenso, los de Alberto Mariano mandan en la clasificación con 43 puntos, los mismos que un Villalbés al que tienen por el momento el average particular ganado. Dos puntos por detrás ha quedado el Choco, al que también tienen el average ganado. En esta situación, los rojillos tienen el próximo domingo su primera oportunidad de asegurarse una de las dos primeras posiciones. Ese día se enfrentarán sus dos máximos rivales, mientras que ellos visitarán el campo de un Fabril que ya no se juega nada. Si vencen y el Choco no gana, el Estradense habrá conseguido su clasificación para el play off final. Si no se cumplen esas premisas, todos se decidirá en la última jornada. En esa situación los rojillos jugarían un cara a cara final con el Villalbés con el pase en juego, una batalla en la que tendrían la ventaja de jugar ante su afición.

“Estamos cerca, muy cerquita”, reconocía ayer un Alberto Mariano que mira con ilusión la posibilidad de lograr “algo histórico” con el Estradense. El técnico compostelano señaló que Abegondo será su primera batalla pero, sino sale bien, se mostró contento por jugarse en todo por el todo en el partido final en A Estrada. “Es bonito llegar hasta aquí, algo impensable a comienzo de temporada, pero también sería bonito jugárnoslo todo en casa ante nuestra afición. Si logramos la machada sería algo histórico para nosotros”.

Mariano descarta hacer cábalas sobre los cuatro partidos que decidirán qué dos equipos llegarán a la fase final –con permiso de un Bouzas con mínimas opciones de alcanzarlos–. Sin embargo, el mejor resultado para sus intereses en el Choco-Villalbés sería una victoria del equipo lucense, que llegaría de esta manera a la última jornada en A Estrada con un puesto en el play off asegurado y posiblemente reservando jugadores.

Los rojillos apuestan sin embargo por cumplir con su parte, dando continuidad a una buena racha que se mantuvo en un duro partido contra el Silva. “En la primera parte estuvimos muy espesos. Creo que di tanta caña a nivel motivacional que estuvimos tensos de más. Ellos estuvieron mejor con su juego directo y muy listos en los segundos balones. Jugamos a lo que querían En la segunda parte creo que salimos más tranquilos y estuvimos más reconocibles”, argumentó Mariano. “Si somos capaces de mantener nuestra portería a cero es difícil que este equipo no marque. Por algo somos el equipo más goleador de toda la Tercera División”.

Historia de una fotografía

Selfie del Estradense en el año 2014. Bernabé

El año 2012 marcó un antes y un después en el Estradense. Descenso de Tercera y una grave crisis económica llevaron al equipo a varios ejercicios heroicos. Aquel bloque de jóvenes ilusionó sin embargo a la afición rojilla peleando hasta el final por el ascenso a Tercera en 2015. Aquellos años de vacas flacas regalaron sin embargo un nuevo Estradense, saneado, con los pies en la tierra a nivel económico y sin castillos de naipes. De aquel Estradense ya solo quedan unos cuantos veteranos y la misma ilusión por ser pelear cara a cara con gigantes.

Compartir el artículo

stats