Atrás quedan meses de trabajo marcados por la incertidumbre, una docena de partidos echando de menos el aliento de los suyos y el miedo a lo desconocido. El Disiclín Balonmán Lalín es hoy un poco más sabio que cuando recibió al Sarriá el 26 de septiembre. Desde aquel día hasta hoy los rojinegros han demostrado que cuentan con el nivel suficiente para pelear cara a cara en una competición tan dura como la División de Honor Plata. Conseguido ese objetivo a los de Cacheda les queda ahora el más complicado, refrendar una salvación que tiene tan cerca y al mismo tiempo terriblemente complicada. Cuatro partidos a lo largo del mes de febrero determinarán si consiguen meterse entre los cinco mejores de la primera fase para luchar por el ascenso a Asobal o si quedan entre los cinco últimos y toca pelear en el barro para no caer a Nacional.

“Nos quedan cuatro partidos, tres en casa y uno en Pontevedra y sabemos que puede pasar cualquier cosa. Lo importante es que todos habríamos firmado llegar al final de temporada en esta situación”, explicó Pablo Cacheda. El técnico destacó que, de los cuatro partidos que les quedan, los dos siguientes serán dos finales. Alicante e Ibiza están cuarto y quinto en la tabla, mientras que ellos son sextos. Después quedarían Teucro –otro rival directo– y Burgos –tercero–. “Para que sea posible tenemos que hacernos fuertes en el Lalín Arena. La salvación pasa por ganar los partidos de casa. Es una pena que no podamos jugarlos delante de nuestra afición. El partido que jugamos en Ibiza lo hicimos con 300 personas en la grada y cuando ellos vengan aquí casi seguro que el Lalín Arena estará vacío”.

Cacheda no quiso echar las cuentas de la lechera en una competición que llega con una igualdad total a las últimas cuatro jornadas. Quitando a los tres primeros y al Bordils, un poco descolgado. del cuarto al noveno pelearán por las dos plazas que quedan disponibles para la fase de ascenso. Además, el hecho de que varios equipos cuenten con partidos de menos jugados a estas alturas imposibilita realizar muchos cálculos. “Creo que con 17 puntos, es decir, ganando tres de los cuatro partidos que nos quedan, estaríamos en esas plazas pero eso va a ser muy complicado. De estos cuatro partidos en la primera fase solo ganamos uno”, explicó el técnico, quien recordó que además estará en juego el average particular entre todos ellos.