El balonmano regresa al multiusos Lalín Arena por vez primera en este 2021 y lo hará esta tarde, a las 19.00 horas, con un atractivo derbi entre el Disiclín Balonmán Lalín y el Acanor Atlético Novás Valinox. Los de Cacheda pretenden prologar su buena racha con una tercera victoria consecutiva, mientras que el cuadro de O Rosal aspira a pasar página después de dos jornadas sin puntuar. El partido se jugará a puerta cerrada por los protocolos anti-COVID y los locales regresan a la competición tras una pretemporada en la que, según el técnico rojinegro “el descanso era necesario y creo que nos ha venido muy bien para recuperar ganas y desconectar después de una larga primera parte de la liga. Ahora, después de tres o cuatro semanas de pretemporada, ya hay ganas de volver a competir y a disfrutar de los partidos. El equipo ha entrenado bien y nos hemos centrado mucho en el tema físico para recuperar el tono que yo creo que habíamos perdido como el resto de los equipos después del desgaste de toda la liga. También repasamos conceptos más individuales y básicos. A partir de ahí, incluso pudimos evolucionar algunas partes del juego general del equipo”.

Pablo Cacheda recuerda que “jugamos contra uno de los equipos que está hecho para pelear por cotas muy altas. Tiene una plantilla más que completa y nosotros volvemos con ganas y con la referencia del partido de la ida en el que tuvimos opciones de sacar algo positivo. Haciendo las cosas muy bien y con un poco de suerte podremos estar en el partido. Llegamos con la intención de intentar competir y volver a encontrar las sensaciones de partido y ver si podemos sacar algo positivo aprovechando que jugamos en casa, aunque sea a puerta cerrada”. Cacheda recuerda que “nosotros fuimos a jugar a O Porriño delante de unas 300 personas y con mucha gente de O Rosal. Sin embargo, ellos vienen a Lalín a un pabellón vacío. No van a tener esa presión ambiental como tampoco la tendrán los árbitros y, por supuesto, a nosotros nos faltará ese apoyo que notamos en partidos como fue el último en casa contra Sant Martí. Si a alguien le perjudica esa medida es a nosotros. Tendremos que luchar contra eso. Está claro que lo primero es la salud y por suerte podemos seguir compitiendo, que no sabemos lo que puede durar. Será un partido más frío de lo que nos gustaría, sobre todo tratándose de un derbi entre dos clubes que llevamos enfrentándonos muchos años en Primera Nacional. El medirnos en División de Honor B le da un plus de calidad al partido. Al fin al cabo son dos puntos y los dos equipos queremos empezar la segunda parte de la temporada con una victoria porque sólo quedan seis partidos de esta primera fase”.

Defensa y portería

En cuanto a la esencia del enfrentamiento de hoy con los rosaleiros, el responsable del banquillo lalinista explica que “en la ida la clave estuvo en las defensas. En eso, ellos estuvieron un poco mejor que nosotros y ayudaron a su portero, que hizo buenos números facilitando ventajas en el partido por momentos gracias a eso. Nosotros no estuvimos mal y creo que todo pasará por intentar estar bien en defensa y portería, que les cueste hacer goles porque cuando sufren en ataque defensivamente también lo pagan”. Y sobre la anécdota de un derbi que confrontará a los cuñados argentinos Tomás Villarroel y Martín Molina, Pablo Cacheda opina que “a tantos kilómetros de casa que dos cuñados se encuentren jugando un derbi gallego es curioso. Supongo que para ellos será también un partido especial y esperemos que gane la partida Tomás”. Pitan los catalanes Escoda y Álvarez, y el partido se emite por streaming.