Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

triatlón - Larga Distancia

Cristóbal Dios intenta un nuevo asalto al Ironman

Tras una temporada casi en blanco, el estradense se marca nuevos objetivos

El estradense, ayer, en la zona deportiva. |  // BERNABÉ/ANA AGRA

El estradense, ayer, en la zona deportiva. | // BERNABÉ/ANA AGRA

Cristóbal Dios lleva dos meses de entrenamiento “tranquilo”. Es la rampa de salida para una temporada que volverá a estar marcada por el COVID-19, el virus que lo dejó sin objetivos en 2020. Solo pudo competir dos veces y sin suerte a pesar de que fue su mejor año a nivel de entrenamientos. Ahora afronta el más difícil todavía, recuperar la motivación de cara a un 2021 en el aire. “Psicológicamente es complicado. La motivación a la hora de entrenar falla a veces. Hay días en que cuesta salir pero tengo la suerte de que me gusta entrenar. Si no fuese por eso creo que sería imposible”, explica.

El estradense apuesta en la temporada que comienza por olvidarse de las cancelaciones de pruebas y por volver a marcarse objetivos ambiciosos. Uno de ellos volverá a ser el Ironman. Cristóbal Dios recuerda que ya lleva cuatro temporadas intentando disputar una prueba de este tipo en plenas condiciones físicas, aunque, por un motivo u otro, nunca pudo llegar a hacerlo. El pasado 2020 fue su gran objetivo, aunque todas las carreras en su calendario se fueron cayendo. Esta temporada su meta será el Embrunman, la prueba celebrada en los Alpes que está considerada una de las más duras del mundo. Será el 15 de agosto.

Su otra gran meta será el Campeonato de España de Larga Distancia, que este año está calendada para finales de mayo en Playa de Aro (Cataluña). Se trata de una prueba con un recorrido propicio para el estradense, con un sector de bicicleta muy exigente.

Su intención sin embargo es comenzar a competir en el mes de marzo, con carreras de triatlón de media distancia que servirán para ir adquiriendo forma.

Compartir el artículo

stats