Brais González podrá eludir, finalmente, la intervención quirúrgica. El primera línea del Frigoríficos del Morrazo sufre una rotura de la cápsula del pulgar de su mano derecha, pero sin afectación de los ligamentos, por lo que la lesión es menos grave de lo que inicialmente parecía. El joven jugador lalinense se lastimó en el entrenamiento del pasado martes, antes del choque ante el Benidorm, en el que ya fue baja por este motivo. Las pruebas diagnósticas a las que ha sido sometido permiten ser optimistas y el propio Nacho Moyano apunta a que “aunque habrá que ver la evolución, porque es una lesión complicada, todo apunta a que podrá estar con nosotros en febrero, cuando regrese la competición”. Brais González sí se perderá, no obstante, la concentración de la selección nacional júnior del 26 al 30 de este mes en Torrelavega. A ella acudirán Nacho Moyano como segundo entrenador, y dos compañeros del dezano en Cangas como son el extremo Dani Fernández y el pivote Alberto Martín.