El Obradoiro-Silleda encajó ayer la primera derrota de la temporada. Lo hizo por un ajustado 90-89 en la pista del León. Los visitantes estuvieron cerca de conseguir una gran remontada después de llegar al descanso con un claro 58-35 en el electrónico a favor del conjunto leonés.

Los del César Fares firmaron dos primeros cuartos para olvidar. Los locales impusieron su ley con parciales de 29-18 y de 29-17. Cuando el partido parecía imposible para el Obra-Silleda, llegaría la remontada. Un parcial de 18-25 en el tercer cuarto les permitió recortar diferencias. En el cuarto y definitivo fueron capaces de meter el miedo en el cuerpo al León, quedándose a solo un punto de completar su gesta.

Los de Silleda marchan ahora en la segunda posición con dos victorias y una derrota, el mismo balance que el León.