Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano

Una liga con la vista puesta en la salvación

El Disiclín inicia mañana la primera fase de un torneo marcado por el Covid-19 - La entidad rojinegra espera cerrar dos fichajes más

Una liga con la vista puesta en la salvación

Una liga con la vista puesta en la salvación

El Balonmán Lalín regresa mañana a la División de Honor Plata 29 años después. Los rojinegros han visto cumplido un sueño perseguido desde hace tiempo que la pandemia aceleró con la abrupta finalización de la pasada temporada y el posterior ascenso administrativo. Tal y como recuerdan desde la Real Federación Española de Balonmano, debido a las circunstancias excepcionales ocasionadas por la Covid-19 el campeonato contará con un formato de competición diferente al de temporadas anteriores. Los 20 participantes -4 más que el curso pasado- se dividirán en dos grupos de 10 equipos cada uno, entre los que posteriormente saldrán los que luchen por el ascenso a la Liga Asobal y los que lo hagan por la permanencia en una emocionante segunda fase.

El Disiclín que entrena Pablo Cacheda jugará en un Grupo A con una gran protagonismo de los equipos gallegos y catalanes. Para el organismo federativo el de mañana "no será el debut de los lalinenses en esta categoría, puesto que ya participaron en la misma hace 29 años, pero la ilusión y las ganas en su regreso se pueden equiparar a las de un equipo recién llegado por primera vez. Un ilustre como Pablo Cacheda, con tan solo 28 años, ya se ha puesto a los mandos del equipo de su localidad natal y ha logrado llevarle a la División de Honor Plata masculina. Ahora, manteniendo casi al completo el bloque de la temporada pasada, Disiclín Lalín tratará de mantenerse en un año con una gran competencia". En este sentido, el director deportivo de la entidad, Pincho, recordaba ayer que "esto es un premio tanto al club por su trabajo de cantera como a los jugadores por su buena temporada". Pincho tiene claro que los objetivos de los rojinegros en Plata serán "competir, darlo todo, disfrutar de la categoría e intentar salvarnos".

El equipo rojinegro regresa a una categoría semiprofesional con un equipo con pocas novedades con respecto al que logró el ascenso la pasada temporada. Las únicas bajas han sido las de Manuel e Ivi. Por contra, han recibido los refuerzos de Pedro Toimil, y Javier Iglesias Azurmendi, jugador que regresa al equipo tras su paso por los juveniles del Cisne y que fue presentado como nuevo jugador rojinegro en la noche de ayer. Además, sube al primer equipo el internacional Juan Lago. Los tres contarán con ficha en el primer y segundo equipo al ser todavía jugadores Sub-23. De esta manera el club se asegura de poder darles minutos y no cortar su progresión en caso de que tengan pocas oportunidades en Plata. Desde el club se apuna que la plantilla no está ni mucho menos cerrada y que se espera la llegada todavía de dos refuerzos al Lalín Arena.

50 socios

La situación sanitaria impregna todo en estas horas previas al inicio de la competición. El Balonmán Lalín dispone de sólo 60 entradas para presenciar el encuentro de este sábado, y de las cuales 50 corresponden a los otros tantos primeros socios de la entidad. El resto serán utilizadas para los compromisos del club con los patrocinadores. Al cierre de esta edición los que tienen el número de abonado entre el 1 y el 50 pasaban por el multiusos para retirar sus tíquets. En el caso de que alguno quedara sin entregar, desde el Balonmán Lalín se recuerda que a lo largo de hoy los siguientes socio en la lista podrán acceder a sus localidades. Además, entre las 19.00 y las 21.00 horas los directivos están a disposición de cualquiera que pueda tener problemas a la hora de anotarse en la aplicación para hacerse socio de la entidad.

Así las cosas, el Disiclín se las tendrá que ver en esta primera fase con Acanor Novás Valinox, Barça B, Unió Sportiva Sarriá, Handbol Bordils, SD Teucro, UBU San Pablo Burgos, UD Ibiza Handbol Eivissa, Sant Martí Adrianenc y Horneo Sporting Alicante. La gran cantidad de conjuntos gallegos y catalanes enrolados en el Grupo A de la División de Honor Plata masculina depara la celebración de intensos derbis en un campeonato que arranca pendiente de los consabidos PCR. Los protocolos sanitarios serán cruciales para que el torneo liguero no se vea alterado por el virus. De momento, en el Grupo B el duelo entre el Balonmano Zamora y el Amenabar Zarautz se ha aplazado por el confinamiento de la plantilla vasca tras un segundo positivo durante el último mes.

Compartir el artículo

stats