Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

patinaje

Los patines ruedan en el Coto Ferreiro

El club de A Estrada retoma su actividad con sus deportistas federados y con lista de espera para su escuela

Algunas de la patinadoras del club estradense posan durante el entreno de ayer.

Algunas de la patinadoras del club estradense posan durante el entreno de ayer. // Bernabé/Javier Lalín

El Club Patín A Estrada dio sus primeros pasos hace un año en una primera temporada llamada a ser la de despegue y consolidación de un proyecto que comenzó con fuerza. A lo largo de los últimos años este deporte encontró numerosos adeptos en las escuelas municipales y en los diferentes centros escolares, así que cuando la entrenadora Lara Álvarez Naya dio paso de crear el club fueron muchos los niños que se apuntaron. La joven entidad vivió un gran año de estreno, con una veintena de jóvenes deportistas federados iniciándose en competición y unas escuelas deportivas municipales asentadas. Sin embargo, el coronavirus se cruzó en su despegue, cortando su camino en sus compases iniciales. Ahora, el Club Patín A Estrada ha vuelto a los entrenamientos. Lo ha hecho gracias a tratarse de un deporte de carácter individual y sin contacto, aunque con muchas medidas de protocolo a nivel sanitario.

El equipo retomó los entrenamientos el día 1 de septiembre. Lo hizo con los 19 patinadores que tiene federados. Solo tres se dieron de baja con respecto al año pasado, y en todos los casos por culpa del miedo a la pandemia. El problema para el Club Patín A Estrada no está sin embargo ahí, sino en la imposibilidad de crear escuelas. Este curso no hay por el momento EDM en marcha. "Este año quería hacer una clases de iniciación para niños muy pequeños y otra para niños un poco más mayores pero no podemos hacerlo, a pesar de que tenemos gente esperando", lamentó la entrenadora, que tampoco podrá impartir clases este curso en los centros escolares del municipio.

A la espera de que la puesta en marcha de esas clases, el club disfruta de la vuelta al trabajo de sus deportistas federados. Lara Álvarez explicó que el patinaje es un deporte sin contacto en su mayoría, mientras que los trabajos en grupo los están realizando separados para mantener el protocolo. Antes de cada entreno se toma la temperatura a los niños y cada uno tiene un cono con su nombre que sirve para marcar la zona en la que tiene que practicar en todo momento para no toparse con los compañeros.

Una de las noticias positivas de esta vuelta a los entrenamientos ha sido la posibilidad de entrenar en las pistas del pabellón Coto Ferreiro. El equipo utilizó durante su primera temporada los pabellones de los colegios de Pérez Viondi y Figueiroa. Sin embargo, el coronavirus ha cerrado estos recintos por causas no escolares, algo que, unido a que muchos clubes y deportes todavía no han podido comenzar a entrenar, les ha abierto las puertas del Coto Ferreiro.

Los jóvenes patinadores siguen mejorando sus técnicas, aunque la temporada todavía carece de fechas de competición. Lara Álvarez explicó que estas pruebas suelen reunir a una gran cantidad de gente, por lo que será complicado poder organizarlas. En estos momentos se está analizando la evolución de la situación para saber si es posible llevar a cabo alguna prueba a nivel autonómico.

Lara Álvarez es la encargada de dirigir este club y aportar su experiencia como patinadora. Durante muchos años compitió a nivel profesional a nivel nacional. Finalizada su etapa decidió probar a dar clases y desde el primer momento se enganchó con esta nueva opción por encima de competir ella misma.

Compartir el artículo

stats