Le seguía desde hace años. El Club Deportivo Estradense tenía a Mateo Mariño en su punto de mira y, al fin, ya es jugador rojillo. Procedente del Sigüeiro, el lateral izquierdo santiagués posó ayer junto al presidente, Toño Camba, con la camiseta que lucirá la próxima temporada delante del césped en el que confía darle a la afición estradense muchas alegrías. Afronta esta etapa "muy ilusionado" y consciente de que, como subrayó ayer el presidente, nadie tiene el puesto asegurado y tendrá que ganarse la titularidad.

El otro central izquierdo que acaba de fichar el club para ocupar la baja que causó Fafú por razones laborales -Óscar López, ya presentado recientemente- no se lo va a poner fácil. Es un sub-23 que promete y el míster, Alberto Mariano, no le garantiza el puesto a nadie. Y es que, tal y como destacó ayer Camba, para mantener el buen nivel nada mejor que contar con dos hombres por cada puesto. Ese es el mejor acicate para que luchen por estar a su mejor nivel.

Y esa es precisamente la intención de Mateo Mariño, un santiagués de 25 años que llega avalado por su trayectoria. Le ilusiona volver a Tercera. Ya jugó en el Sanxenxo y en el Alondras de Cangas. En su mochila atesora, además, los conocimientos adquiridos como como jugador del Compos y del eterno rival, el Estudiantil, en este caso en dos etapas.

Su ilusión por el proyecto rojillo posibilitó que, pese a las "limitaciones económicas de este año" a las que ayer aludió Camba, se alcanzase un acuerdo con rapidez. "Va a ser un año difícil", anticipó el presidente, pero Mateo Mariño "lo comprendió" y se dejó "conquistar por el trabajo" de una plantilla y de un cuadro técnico que valora, y mucho.Y es que ya coincidió en el Estudiantil con el media punta Brais Calvo, con el defensa Pablo Carabán y con el medio centro Brais Vidal. Y considera que el cuerpo técnico del Estradense destaca por su gran calidad. En este sentido, no oculta su impresión de que el preparador físico Manolo Blanco "es el mejor." Sabe que con él "hay que trabajar" pero subraya que "tiene muy buena fama" y que, tal y como destacó Toño Camba, hace que "físicamente" los jugadores del Estradense estén muy fuertes. Por eso el acuerdo fue relativamente fácil e hizo posible que fructificasen unos contactos que Camba y Mateo Mariño reconocieron que club y jugador ya habían iniciado el pasado año. Entonces, la vuelta de Fafú -al ser de A Estrada- diluyó estas conversaciones. Pero este año club y jugador lo tuvieron claro y unen voluntades en torno a un ilusionante proyecto común.

A este se sumará también hoy otro jugador que el club proyecta presentar a las 17.00 horas de hoy.