DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol americano - Liga Norte

Óscar Vázquez: "Un quarterback tiene que ser un líder para que le sigan"

El jugador estradense cumple su cuarta temporada en el conjunto coruñés

Óscar Vazquez, durante un entrenamiento del Coruña Towers. // Lucas Terceiro

Óscar Vazquez, durante un entrenamiento del Coruña Towers. // Lucas Terceiro

- ¿Cuándo comenzó esta aventura con los Towers?

- Fue en el segundo año con A Estrada Besas. El primer año competimos en la modalidad de tackle pero en el segundo no fuimos capaces de sacar equipo. Cuatro o cinco personas estábamos dispuestos a seguir y a asumir el esfuerzo que supone desplazarse desde A Estrada hasta Coruña a entrenar tres días por semana. Allí nos acogieron increíblemente bien. Muchos de ellos eran conocidos, así que no fue complicado.

- Y desde aquella hasta hoy...

- Sí. En ese primer año la idea era seguir formándonos para si algún día Bestas tenía la opción de volver a competir en tackle nosotros fuésemos más expertos y poder ayudar. Sin embargo, Bestas no volvió a recuperar el tackle para no invertir recursos y esfuerzos que no aportaban nada, así que decidimos seguir en Coruña. Ahora mismo quedamos Ariel Lareo y yo. Otra gente lo fue dejando. No es fácil porque tienes que invertir tiempo y dinero.

- ¿Tienen protagonismo en el Coruña Towers?

- Ha ido variando la aportación. En mi posición me enfrento cada año al que posiblemente es el mejor quarterback de Galicia históricamente hablando, Carlos Pastoriza. No ha sido sencillo. Sin embargo, él tiene un afán por seguir formándome. Además del quarterback del equipo es mi entrenador y lo que soy hoy en día es gracias a él. La propia competencia nos ha hecho mejorar. El insistió en darme minutos y oportunidades. La de Ariel también ha fluctuado, especialmente porque ha cambiado de posición en varias ocasiones. Él siempre busca nuevos retos y aprender cosas nuevas. Este año sin embargo hemos dividido el equipo en dos bloques para jugar en liga de siete y en estos momentos es mi center y ha tenido un papel muy importante.

- ¿Esa división también le dio más protagonismo?

- Sí, todo viene de la manera en la que la federación dividió las categorías de fútbol americano en España, potenciando la primera división. Muchos equipos de nacional captaron jugadores de equipos menores en estructura. Eso generó un vacío por detrás de Serie A, con menos jugadores. Ante la falta de gente muchos equipos bajaron de modalidad, pasando al siete por siete. Sin equipos suficiente para juega con once o con nueve tuvimos que bajar también, dividiéndonos en dos equipos. Yo soy en quarterback de uno de ellos. Fue una manera también de darle competición a todos los jugadores, entre ellos las segundas unidades que podrán aprender y mejorar. Al mismo tiempo, también utilizamos esta variación para mejorar el staff. Son objetivos que se están cumpliendo.

- Estamos acostumbrados a esa imagen del quarterback que ofrecen en muchas ocasiones las series y películas americanas pero ¿cómo es ser quarterback de un equipo de fútbol americano?

- Una película al final depende de cómo la enfocan. Algunas tiran más hacia las partes bonitas de ser quarterback. Yo me he encontrado con que ser quarterback es un trabajo muy duro pero no tanto por lo físico. Hay varias maneras de explicarlo pero siempre destaco lo difícil que es ser línea en este deporte. Al final, en cada acción se están pegando. Tienen muchas lesiones, que si la mano, que si la cabeza... Es una dureza tremenda pero diferente a la del quarterback. Sí que es cierto que cuando nos pegan lo suelen hacer duro pero lo más complicado es la parte mental, igual que la parte de análisis, muchas veces por encima de la física. En mi caso tengo la suerte de poder aprender del mejor. Carlos es un quarterback extraordinario a la hora de lectura de juego y a la hora de llevar a sus compañeros al máximo nivel. He tenido la suerte de que sea mi entrenador, mi compañero y mi amigo. Es duro pero al mismo tiempo una delicia. Sabes que puedes lanzar varios pases de touch down pero al que enfocan todas las cámaras es al receptor, que es el que entra, no al que pasa el balón. Sin embargo, en las partes malas se enfoca más al quarterback por no haber sido capaz de gestionar mejor el juego. Es un examen constante. Al final sin embargo es lo que más me gusta. Hay gente a la que nos gustan los desafíos y este es un desafío constante.

Compartir el artículo

stats