10 de agosto de 2019
10.08.2019
automovilismo - Campeonato Gallego de Montaña

La Subida á Estrada aspira a mantener el coeficiente más alto del Gallego

La competición tendrá lugar los días 5 y 6 de octubre entre Paradela y Aguións

10.08.2019 | 02:44
Integrantes de la Escudería Estradense, con el alcalde, José López, en la presentación del evento.

Quedan menos de dos meses para que los motores vuelvan a sonar en la PO-213. Los días 5 y 6 de octubre los 5,350 kilómetros que unen As Covas (Paradela) y Aguións volverán a ser escenario una vez más de la Subida á Estrada, una competición del Campeonato Gallego de Montaña que este año alcanza su vigésimocuarta edición. La Escudería Estradense será la encargada de organizar una vez más esta subida y lo hace con un objetivo claro, mantenerse un año más como la cita del autonómico con mayor coeficiente, algo que la situaría de nuevo como la mejor subida en territorio gallego.

La Escudería Estradense presentó esta competición en el consistorio de A Estrada junto al alcalde, José López Campos, a quien agradecieron el apoyo total que están recibiendo por parte del gobierno local a la hora de atender sus necesidades. La organización está en estos momentos ultimando todos los detalles de un programa que mantendrá algunos de los elementos que tan buenos resultados dieron en sus ediciones anteriores. Uno de esos elementos es el trazado, que un año más se mantiene inalterable y que confiere a la subida estradense un carácter especial. Destaca en este sentido por ser la única subida que tiene un tramo de bajada.

Otro de los aspectos en los que se apostará por la continuidad es en la idea de llevar la carrera al centro del pueblo. De esta manera, el parque cerrado volverá a situarse en la plaza del Concello, donde todos los vecinos podrán ver de cerca las monturas. En este espacio se realizará además la entrega de premios final. Otro de los centros de atención estará en la Praza da Feira, donde tendrán lugar de nuevo las verificaciones técnicas. Esto implica que varias calles centrales se cortarán para permitir que los coches pasen de un punto a otro, algo que ayuda a que los aficionados puedan ver a los vehículos de cerca.

Un aspecto importante que destacaron desde la escudería es la seguridad. Al igual que en la edición de 2018, más de un centenar de personas, entre miembros de la escudería y voluntarios, trabajarán durante esos días y los días previos para que todo salga perfecto en ese sentido. El presidente de la Escudería Estradense, David Gil, volverá a realizar las labores de director de carrera.

Por otra parte, la organización ya está realizando el cuaderno de patrocinadores de la Subida á Estrada, que verá la luz dentro de poco. Destacaron en este sentido el gran apoyo que han recibido en el pueblo, con muchos patrocinadores y personas involucradas con la prueba un año más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas