El CD Lalín ya tiene nuevo presidente para la próxima temporada. El lalinense David Méndez lleva toda la vida involucrado al mundo del fútbol, ya que durante su infancia jugó en las categorías inferiores del Lalín. En la actualidad, es entrenador nivel 2 y dirige la escuela del juvenil B. Gracias a su familia y a su hermano lleva siguiendo al equipo lalinense desde pequeño y es un socio más del equipo.

- ¿Cúales son las expectativas para esta temporada?

- La expectativa, en principio, es conseguir estar lo más arriba posible. Tener jugadores que sean la gran mayoría de Lalín, es la idea principal.

- ¿Cómo valora el refuerzo del equipo con los nuevos fichajes y la elección de un nuevo entrenador?

- Desde la directiva hemos fichado al entrenador y al coordinador y la directiva no se ha metido en nada en relación a las decisiones técnicas, han sido ellos los que han confecionado la plantilla. Algunos de los jugadores han vuelto a casa por el que proyecto que se estaba montando. Nosotros en la parte técnica no nos metemos serán ellos los responsables de los resultados.

- ¿Cúantos socios tiene el club? ¿Cúal es la situación económica en la actualidad?

- Socios hay muchos, pagados del año anterior aproximadamente unos 200. En relación a la situación económica, nos encontramos un club saneado completamente por la anterior directiva e intentaremos obtener un presupuesto similar al del año anterior de unos 30.000- 35.000 euros.

- ¿Por qué tomó la decisión de presentarse a presidente del CD Lalín?

- No te sé responder la verdad, una cosa llevó a la otra y al final acabé presentándome y siendo elegido.

- ¿La asamblea extraordinaria celebrada esta semana trataba sobre el relevo de la presidencia del club, trataron algún tema más?

- No, solamente fue eso. Hubo algún socio que hizo alguna pregunta sobre las expectativas deportivas que tenemos, fueron comentarios puntuales, lo grueso fue el relevo en la presidencia. Jorge tiene que dimitir porque sus nuevas facetas laborables le impiden ir y venir como el año pasado, entonces hemos decidido que él dimita y que nos siga ayudando en lo que necesitemos.