El Club Balonmán Lalín celebró en la noche de ayer en el Café Camilo su asamblea general de socios. Fue un encuentro sin grandes puntos en el orden del día, destacando por ello el balance de la temporada finalizada, tanto en el plano deportivo como económico. En el primer caso la directiva lució músculo con los veinte equipos que tuvieron esta temporada, con 290 jugadores en total. En el segundo aspecto la entidad se reafirmó con un buen saldo, dejando un beneficio esta temporada que ronda los 3.000 euros.

La asamblea arrancó con el balance deportivo de la pasada temporada, en la que destacaron los buenos resultados de los equipos femeninos de base, cada vez en mayor progresión, y el ilusionante final de temporada del conjunto de Pablo Cacheda, que se quedó muy cerca de meterse en la fase de ascenso. De sus veinte equipos en competición, once fueron masculinos y nueve femeninos, con un total de 290 jugadores entre sus diferentes categorías, entre ellos 249 federados. En ese sentido cabe destacar que 132 de las fichas federativas son masculinas, mientras que 117 son femeninas. En cuanto a los equipos, siete de los veinte de esta temporada fueron benjamines, lo que demuestra una buena salud en las categorías más bajas de la cantera. En infantiles también se contó con cuatro equipos, dos masculinos y dos femeninos. Las previsiones para la próxima temporada contemplan mantener el mismo número de equipos y con el mismo reparto.

En el capítulo económico, la directiva presentó unas cuentas saneadas durante la pasada temporada. Así, se alcanzaron los 156.383 de ingresos, mientras que los gastos ascendieron a 153.388 euros. En los ingresos destacaron los 47.647 euros que recibieron de subvenciones, la partida más alta. Le siguieron cuotas de jugadores (28.350 euros), patrocinadores (27.600), publicidad (11.000), rifas, entradas y bar (10.977), socios (9.410), campamento (9.500), cena de confraternidad (7.834), lotería (2.990) y equipamiento (1.075).

En cuanto a los gastos, la mayor partida fue para los entrenadores de las diferentes categorías. Ascendió a 53.790 euros. Después están desplazamientos (22.399 euros), arbitrajes (17.186), derechos federativos (12.084), primas jugadores (12.920), equipamientos (9.473), fase juvenil (6.000), campamento (5.513), furgoneta (4.909), cena de confraternidad (4.024), otros (2.044), fisioterapeuta (1.900) y sanciones (1.186).