Xoán Ledo se mueve entre gigantes con la soltura de aquel que, con 22 años, ya ha tenido tiempo de librar muchas batallas. En la noche del pasado martes el guardameta volvió a enfundarse el disfraz de héroe y lo hizo cuando todas las miradas estaban puestas en él y en su equipo, el Bidasoa Irún, en su duelo de la parte alta de la Liga Asobal contra el poderoso Barça Lassa.

En un Artaleku lleno y entregado a la causa, Ledo brilló en un espectacular duelo de porteros con el azulgrana Kevin Moller, con un 44 por ciento de acierto por parte del lalinense y un 48 por el azulgrana. La titánica y elogiada actuación de Ledo y los suyos no sirvió sin embargo para frenar al líder, que impuso su calidad y fondo de armario para llevarse la victoria final por 17-21. El aplauso de Artaleku a sus guerreros fue el mejor consuelo para el equipo del Bidasoa.

"Agotamos las entradas. Había más de 2.000 personas en el pabellón. Jugar en ese ambiente es espectacular", reconoció un hombre al que le tocó vivir un día de felicitaciones por su actuación. "Fue un partido muy intenso. Ellos no empezaron muy bien y nos aprovechamos. Fallaron muchos lanzamientos y comenzaron a tener algunas dudas. Nosotros hicimos nuestro partido y los hicimos sufrir. Al final sin embargo no pudimos hacer nada. Cuando el Barça se te va de cuatro es muy difícil. Su tono físico con catorce jugadores rotando era muy superior en el tramo final del partido", explicó el guardameta formando el Balonmán Lalín al analizar el encuentro.

La figura de Ledo fue alargada a lo largo de los sesenta minuto pero especialmente en una primera parte en la que los azulgrana solo anotaron nueve goles. El dezano paró en ese primer asalto ocho disparos. "Parar bien contra el Barça es un orgullo. Antes del partido estaba tranquilo pero también muy motivado por jugar un partido así de importante", manifestó un hombre contento con la buena temporada que está realizando su equipo y con lo bien que le están saliendo las cosas tras iniciar la temporada con una operación de menisco.

"Cuando las cosas van bien hay que disfrutarlas. Aquí tenemos un vestuario impresionante en el que todos somos amigos. Esa es una de las claves de nuestra buena temporada", afirmó. A nivel personal se turna en portería con su compañero. "De momento nos estamos rotando. Jugamos más o menos un partido cada uno", explicó. "En el tercer entrenamiento de la pretemporada me lesioné y tuve que operarme. Fue un mes de baja. En la segunda jornada ya estaba listo. Ahora mismo me encuentro bien, tanto física como mentalmente".