El Estradense salvó el pasado domingo un partido que se había puesto cuesta arriba ante el Pontellas. La remontada final de los rojillos, con tres goles en once minutos, es para el entrenador Javi Touriño, una muestra del coraje y la ambición de su equipo, que nunca dio el partido por perdido. El técnico considera sin embargo que este choque también sirvió para ver la necesidad de realizar fichajes para no notar las bajas que tienen y las que tendrán por culpa de la acumulación de tarjetas y minutos. "Para ser ambiciosos tenemos que completar la plantilla", sentenció el entrenador compostelano en este sentido. "Tenemos que traer refuerzos sí o sí, o, como mínimo, suplir la baja que tuvimos. Ahora mismo tenemos posiciones muy cojas y las estamos cubriendo con jugadores fuera de posición cada vez que hay bajas. Si tenemos tres o cuatro ausencias, como este fin de semana, el equipo se ve lastrado".

Touriño reconoció que no se trata de quitar importancia a la actual plantilla, sino de contar con un grupo más amplio que los permita igualarse en ese sentido al resto de equipos de la zona alta, que se han reforzado notablemente en el mercado de invierno. "No es por quitarle mérito a lo que tenemos pero todos se refuerzan y nosotros necesitamos reforzarnos si queremos ser ambiciosos. Quien no lo vea es que no valora bien la situación". El entrenador reconoce que será complicado reforzarse a estas alturas y más con un límite salarial que no romperán. "Tenemos varias opciones pero tenemos un condicionante económico que nos lastra y no queremos romper una filosofía. Debemos buscar algo diferente para convencer a los jugadores. A ver si finalmente cae algo. Si no logramos, tiraremos con lo que hay".

En cuanto al empate con el Pontellas, cree que fueron sus errores los que pusieron el partido cuesta arriba. "Fue un partido raro. La primera parte estuvo muy igualada y sin ocasiones. Nadie se podía imaginar que acabaríamos con seis goles. El dominio territorial era nuestro pero un mal despeje les permitió adelantarse antes del descanso. En la segunda parte, dos acciones esporádicas los pusieron 3-0. A partir de ahí, el equipo tiró de garra, coraje y ambición para remontar. Incluso tuvimos dos ocasiones muy claras para poner el 3-4. No nos podemos quejar del empate final", explicó. Touriño alabó también el estado físico de sus jugadores, algo que les está permitiendo llegar más enteros al final de partido que sus rivales.