El director del rally y presidente de O Toxo, Víctor Grande, quiso dejar claro ayer que el Villa de Lalín es un "rally para inteligentes porque en estas pruebas se navega pero nunca se corre". Este tipo de pruebas se corren con una media de velocidad exacta "y sin saber el recorrido", explica Grande. Además, el director de la carrera asegura que este año "la velocidad se controlará vía satélite, por GPS, y habrá más navegación que el año pasado". Los coches participantes tienen que tener más de 25 años de existencia para participar.