El entrenador del Lalín, Román Blanco, se quejó a lo largo de toda la temporada de su falta de puntería. La apuesta por los jugadores de la zona no dejó en el plantel a ningún artillero de renombre, algo que se dejó notar en una primera vuelta en la que su puntería quedó en entredicho. En las 18 primeras jornadas, los dezanos consiguieron únicamente 17 goles, situándose justo al borde de los puestos de descenso. Esta mala racha sin embargo cambió con la llegada al equipo de Toño, Matelo y Dani Méndez, tres hombres que han apuntalado al equipo donde más lo necesitaba.

En las ocho jornadas siguientes, los rojinegros han logrado 20 goles, un registro que les ha servido para poner tierra de por medio con la zona de descenso directo. En esta buena racha destacan los ocho goles que ha logrado Dani Méndez, en una media de gol por partido.

El entrenador del Lalín tiene claro que la llegada de los refuerzos ha sido clave en el despertar de su equipo y auguró que, teniendo a los tres desde el principio de la temporada, estarían luchando en las primeras posiciones. Román aguarda que las lesiones no se ceben con ellos para intentar asegurar cuanto antes la permanencia.

En cuanto a su victoria por 1-3 en el campo del colista, el técnico dezano destacó la importancia de la actitud con la que salieron al campo. "Pusimos mucha atención a este partido y eso fue clave. Tuvimos una primera parte sin grandes ocasiones pero aprovechamos una de ellas para ponernos por delante. En la segunda nos apretaron para buscar la igualada pero se encontraron con el 0-2. Un penalti por mano de Toño dejó un resultado incómodo pero sentenciamos con el 1-3. No nos crearon muchas ocasiones pero sí que generaban inquietud con muchos córners", explicó.

Con este resultado, el Lalín acumula ya tres jornadas consecutivas logrando la victoria. "Todavía no hicimos nada. Hay que pensar que el domingo tenemos otra final. Quedan doce partidos y tendremos que ganar seis para estar totalmente seguros de salvarnos", apuntó.

En cuanto a las bajas, Román no podrá contar el próximo partido con Manu, por acumulación de amarillas. Además, está pendiente del estado físico de Matelo, quien no pudo jugar el domingo por sus molestias. En una situación similar se encuentran Damián. Maceiro e Iván Fernández ya trabajan con el grupo.