Fútbol - 3ª RFEF

Sergio Cotilla se va del fútbol con el reconocimiento de todo el arosismo

Tras cinco temporadas y 160 partidos como arlequinado, el vigués cierra una etapa

El futbolista vigués deja el fútbol agradecido por el trato recibido en Vilagarcía a todos los niveles.

El futbolista vigués deja el fútbol agradecido por el trato recibido en Vilagarcía a todos los niveles. / Iñaki Abella

El Arosa y Sergio Cotilla separan sus caminos. Una situación que solo corresponde a la decisión del jugador vigués de abandonar la práctica del fútbol a sus 34 años.

El lateral izquierdo se convirtió en un titular indiscutible desde su llegada a Vilagarcía en la temporada 2019/20 procedente del Rápido de Bouzas, el otro equipo que le acompañó en toda su trayectoria como sénior después de formarse en la cantera del Celta.

Tras disputar 160 partidos como jugador del Arosa, Coti se convirtió en uno de los jugadores más queridos por club y afición por su rendimiento y comportamiento como deportista. “Todo un ejemplo de arosismo”, señalan desde la propia sociedad arlequinada.

En una carta de agradecimiento y de despedida a la vez, el futbolista vigués destaca “los 5 años de apoyo incondicional, por todos y cada uno de los gritos de ánimo por la banda, por la calidad humana que habéis demostrado. Han sido los años más bonitos de mi vida a nivel deportivo. Cuando firmé aquí, dije (y no me equivoqué) que me retiraría jugando en A Lomba y aquí estoy, despidiéndome de vosotros e intentando que sintáis el mismo cariño que yo recibí”.

El rendimiento de Cotilla le convirtió en indiscutible para entrenadores y afición.

El rendimiento de Cotilla le convirtió en indiscutible para entrenadores y afición. / Iñaki Abella

En sus líneas, Cotilla expresa su orgullo por los 4 play offs disputados y el ascenso a 2ª RFEF, “tengo claro que es, como mínimo, nuestro sitio y volveremos”. En su agradecimiento también tuvo apartes para el presidente Manuel Abalo, y su esposa Rosario, “habéis sido como unos padres”. También para Rafa Sáez, “con el llegué a este club”. Incluyendo también “a todos mis compañeros, (muchos de ellos amigos y familia) por haberme enseñado tanto, por haber crecido conmigo en lo deportivo y en lo personal”.

Por último, quiso referirse “a la acogida, al respeto y al cariño recibido por la afición. Siempre estaré en deuda con vosotros”. Añadiendo que “pese a que físicamente me quedan muchos kilómetros que correr, siento que ha llegado la hora de cerrar esta etapa”.

El Arosa le hará entrega de un obsequio en el próximo partido en A Lomba.

Suscríbete para seguir leyendo