Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piragüismo - Campeonato Galego de Ríos e Travesías

La Baixada do Umia, la prueba más multitudinaria del piragüismo en Galicia

Solo la prueba del Sella cuenta con mayor número de participantes en toda España

Presentación de la XXVIII Baixada do río Umia de piragüismo. Noé Parga

Diez kilómetros de distancia, más de 550 deportistas y 41 clubes de toda la península -dos de ellos portugueses- son los principales ingredientes de la XXVIII edición de la Baixada do Umia, una prueba que se ha situado entre las más grandes de las que se celebran en España, tan solo superada por el descenso del Sella entre Arriondas y Ribadesella. Alfredo Bea, presidente de la Federación Galega de Piragüismo sacaba pecho ayer de todos estos datos y señalaba como principales responsables de este logro al club organizado, el Náutico O Muiño de Ribadumia, porque “organizar una prueba así no es precisamente sencillo”.

El responsable técnico de la entidad, José Manuel Vázquez Navia, hizo un recorrido por la presencia de equipos de toda Galicia, a los que se han sumado escuadras de Navarra, Madrid o Aragón. Especial hincapié hizo en la presencia de dos clubes portugueses, el Náutico de Prado y el Fluvial Vilacondense, este último participando en el río Umia con el objetivo de que sus palistas preparen los selectivos que se van a disputar en el país vecino.

Además de la presencia de clubes portugueses, una de las grandes novedades volverá a afectar al recorrido. Al igual que en los últimos años, la salida será a la altura del puente de Barrantes, con los palistas dirigiéndose hacia la desembocadura, donde harán una ciaboga para remontar el Umia y finalizar a la altura de la sede del club, en la playa de Cabanelas. En principio, la sequía que está afectando a diferentes cauces fluviales en Galicia no va a ser un problema para las embarcaciones ya que la prueba se va a desarrollar con marea alta “y nunca hemos tenido problemas”.

Uno de los grandes atractivos de la presentación fue la presencia del palista del club Manuel Fontán, campeón del mundo en C-4 500 en la localidad canadiense de Halifax. Para él fueron todas las felicitaciones de los representantes de Diputación y Xunta, así como del propio Concello de Ribadumia, cuyo alcalde, David Castro, impulsará una moción para que se le otorgue la Medalla de Galicia tanto al palista como a la entidad a la que pertenece por “haber impulsado el piragüismo de esta forma en una localidad como esta”. El club aportará a la competición, valedera para el Campeonato Galego de Ríos e Travesías, 13 embarcaciones y 19 palistas. El Ciudad de Pontevedra volverá a defender el título que ha conquistado en las dos últimas ediciones.

Unas trabas inesperadas que hubo que superar


Las especiales características de la desembocadura del Umia estuvieron cerca de llevarse por delante esta edición de la Baixada al denegar la Consellería de Medio Ambiente los permisos para su denegación en un primer momento. Tanto el club como la Federación consiguieron interponer recurso de alzada contra la decisión, que acabó siendo modificada tan solo un par de horas antes de la presentación de la prueba. Vázquez Navia denunció estos hechos durante la rueda de prensa, lamentando que “los técnicos a veces se preocupen de pruebas como esta y no vean los vertidos que sufre el río”. Tanto Bea como el representante de la Xunta se comprometieron a trabajar desde el lunes para que no vuelva a repetirse la situación que se ha registrado este año.

Compartir el artículo

stats