Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Ascenso a División de Plata

El Asmubal, regresa con orgullo de tierras canarias

Dos derrotas apean a las meañesas del sueño / El Rocasa demostró ser el mejor equipo durante la competición

Las jugadoras del Asmubal atienden los consejos del entrenador. | // FDV

El Asmubal regresaba de su experiencia canaria con sabor agridulce. Un victoria ante el Alcobendas madrileño y dos derrotas dignas ante el Ascó catalán y el Rocasa canario, apearon a las meañesas del sueño. El desenlace del grupo que le fuera asignado desde la Federación resultó la crónica de un final anunciado: el Rocasa canario se impuso como mejor equipo haciendo valer a mayores su condición de local para acabar primero y conseguir el ascenso a la División de Plata Nacional, mientras el Asmubal acabó tercero ante el Rocasa obligado a ganar.

La fase evidenció algunas carencias del equipo, como la falta de esa lateral zurda por la que suspiran tantos técnicos. Cierto que la portería, que fuera la demarcación más coja en liga, regresaba fortalecida, con una Lorena Ligero y una Lucía Caneda que rayaron a gran nivel, y que auguran un margen de mejora ilusionante para la próxima temporada.

Al filo de las 14 horas del lunes regresaba la expedición al centro de Dena. Amén de plantilla y técnicos (21 integrantes), una decena de aficionados -en su mayoría padres y madres- que les acompañaron para arropar a la suyas, a la par que hacer sentir la presencia gallega en la grada. Caras largas y abatidas, que delataban la decepción aderezada por el cansancio del largo viaje.

El técnico Juan Costas, transmitía el estado de ánimo: “Estoy muy fastidiado por no alcanzar el sueño, más complicado aún cuando la Federación nos asignó a dedo el grupo de Canarias, el más lejano y más difícil de los seis”. “Pero a la par -agrega- nos venimos con el sabor de un equipo que ha sido muy combativo, que nunca ha bajado los brazos, y que en las dos derrotas encajadas estuvimos metidos en los partidos hasta el último minuto”. “Me duele -añade- sobre todo por unas chicas que han trabajado mucho”.

Compartir el artículo

stats