El kitesurf ha encontrado en A Illa un terreno abonado para su desarrollo. Desde hace años son muchísimas las personas que tienen en la playa de O Bao un lugar idóneo para satisfacer su pasión por surcar las olas cazando viento a través de una cometa.

Esa afición creciente ha supuesto que allí, en A Illa, se haya asentado el Club Kiteboarding Galicia. Una entidad que desde hace cuatro años ha pasado a engrosar la lista de entidades deportivas con sede en el municipio, pese a no contar con instalaciones que cubran sus necesidades. Es precisamente ahí, en lo referido a la falta de espacios, donde la relación entre club y Concello parece haber llegado a un punto de difícil entendimiento dada la falta de comunicación que denuncian desde la entidad.

Tenemos cerca de 80 licencias cada año de deportistas que tienen que cambiarse a la intemperie, sin duchas, existiendo varias instalaciones náuticas a las cuales no se nos da acceso

Óscar César - Portavoz del Club Kiteboarding Galicia

Óscar César, portavoz de Kiteboarding Galicia, deja claro que “tenemos cerca de 80 licencias cada año de deportistas que tienen que cambiarse a la intemperie, sin duchas, existiendo varias instalaciones náuticas a las cuales no se nos da acceso. Actualmente hay tres locales copados por el club de piragüismo y la vela tradicional”.

Al margen de las incomodidades derivadas de no poseer una instalación, reconocen desde el club que “lo que más nos indigna es que ni siquiera nos contestan desde hace dos años a nuestras solicitudes. Creemos que no nos merecemos esa indiferencia por parte del Concello cuando solo pedimos lo mínimo que se le puede dar a cualquier club que es un poco de respeto”.

Apunta el propio Óscar César que “es una pena lo que está pasando porque el kitesurf está atrayendo a muchas personas. A Illa se convirtió en un referente de este deporte en toda Galicia porque cuenta con una playa como la de O Bao que lo tiene todo para ello, menos unas instalaciones mínimas”.

Incluso la falta de contestación del Concello a las solicitudes presentadas por el club están dificultando la posibilidad de organizar una competición, pues “necesitamos la aprobación para organizar una regata de kitesurf avalada por la Federación Gallega y no tenemos ningún tipo de respuesta”.

Un contenedor como solución a la necesidad

Con la intención de solventar la falta de un espacio donde también poder guardar todo el material, los responsables del propio club ya solicitaron autorizaciones a Costas con la intención de poder instalar un contenedor en O Bao que pudiese cumplir las necesidades más básicas en cuanto a la dinámica diaria. En este sentido, Óscar César apuntó que “hablemos con quien hablemos todos nos remiten a la necesidad de contar con la autorización del Concello. El problema es que desde hace dos años no se nos contesta a ningún tipo de comunicación y así es materialmente imposible”.

Insisten en este sentido desde la entidad en que “no queremos ni pelearnos más por los locales. Nos conformaríamos con la posibilidad de tener un contenedor con un par de duchas y un pequeño espacio para guardar el material. Ahora todo lo que tenemos nos lo tenemos que repartir en casas con el consiguiente problema para poder tener el material controlado y conservarlo de manera adecuada”. Respecto al propio contenedor, añade Óscar César que “nos da igual que sea algo temporal, pero se necesita especialmente en los meses de verano”.