Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - 2ª Autonómica

El Rasoeiro vuelve pisando fuerte

El regreso a la competición muestra fortaleza ante el Arteixo

El cuadro grovense dominó el partido de principio a fin. | // FDV

El balonmano liguero volvió al Monte da Vila con un Rasoeiro que se impuso con contundencia al Arteixo en lo que era la primera jornada de liga en su vuelta forzada a la Segunda Autonómica.

Los grovenses ejercieron una superioridad manifiesta sobre los coruñeses, que tan solo aguantaron el pulso el primer cuarto de hora. A partir de ahí, el 5-1 defensivo, por el que optó el Rasu para cortocircuitar la parcela central –amparada en dos primeras líneas fintadores–, empezó a dar frutos, con robos de balón que sirvieron contragolpes mecos. Así las cosas los de Fabián Gónzalez doblaban ya en el marcador en el minuto 25 (16-8), lo que se traducía en el 19-10 de descanso.

El arranque del segundo tiempo no ofreció atisbo alguno para la reacción coruñesa. La mayor profundidad de banco grovense le facilitó que el equipo mantuviera el tono físico, ante un Arteixo que se venía abajo. El partido se vio pronto finiquitado, con una renta local que se mantuvo con diferencias nunca inferiores a los 8 goles. Con el 23-15, un rotundo 9-0 de parcial llevó el marcador a un 32-15 que anunciaba convertir el partido en la goleada final (38-20).

El técnico Fabián González valoraba el choque: “Preveíamos un partido más igualado de lo que al final resultó, y para ello fue decisivo el contar con mucho banquillo para rotar a todos los jugadores y mantener el ritmo. Hicimos un buen partido en este estreno, muy activos en defensa, alternando Cuenca y Dani en el adelantado, y con un ataque donde el trabajo de Mouco en el pivote nos vino muy bien”.

Un Rasoeiro que se convirtió en la alternativa saliniense a la desaparición del Asmubal masculino. Merced a esa ausencia, llegaron al Rasu hasta seis jugadores desde Coirón. Entre ellos, el meañés Brais Vázquez, un experto defensor en zona central. Y junto con él, su propio padre, el meañés José Manuel Vázquez, que llega para ser segundo en el banco azulón.

Compartir el artículo

stats