Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arosa consuma su regreso al futuro

Dos goles tempraneros de Javi Fontán y Kilian certifican el ascenso a 2ª RFEF del equipo de Rafa Sáez en un entregado estadio de A Lomba - Un momento de gloria que pone fin a una larga espera de 28 años

La alegría se desbordó a la conclusión del choque. |  // NOÉ PARGA

La alegría se desbordó a la conclusión del choque. | // NOÉ PARGA

El 20 de junio de 2021 es una fecha que pasará a los anales de la historia del Arosa. Ese día, precisamente ayer, el club vilagarciano puso la guinda a su 75º aniversario con el ascenso a una categoría de nuevo cuño llamada 2ª RFEF. Un logro que desató la esencia de un sentimiento que llevaba dormido mucho tiempo y que ayer inundó A Lomba de alegría, orgullo y puro amor arlequinado.

Julio Rey, con el balón en presencia de Javi Fontán. | // NOÉ PARGA

Una larga espera de 28 años tocó a su fin con una victoria ante un Somozas que nunca se rindió, pero que se encontró con un equipo solvente y con una determinación absoluta en su afán por situar al club en el lugar que se merece. Un regreso al futuro en toda regla.

El club vilagarciano puso la guinda a su 75º aniversario con el ascenso a una categoría de nuevo cuño llamada 2ª RFEF

decoration

En un día tan señalado para el arosismo, las cosas no se pudieron poner más de cara para premiar el extraordinario ambiente que se vivía en A Lomba. Precisamente un vilagarciano, uno de la casa, Javier Fontán, fue el encargado de disparar todas las emociones con un gol que deparó nitidez al panorama. Él mismo inició una jugada individual para internarse en el área y ceder al otro costado a Cotilla. Su disparo en semifallo cayó nuevamente a pies de Fontán que lo introdujo en el fondo de la red con suma precisión.

El escenario no se había podido poner más favorable para los de Rafa Sáez. Incluso antes del 1-0, Pedro Beda pudo haber marcado pero desaprovechó el regalo de la zaga visitante al perder el mano a mano ante Souto. Todo estaba saliendo a pedir de boca.

Precisamente un vilagarciano, uno de la casa, Javier Fontán, fue el encargado de disparar todas las emociones con un gol que deparó nitidez al panorama

decoration

Con el absoluto control del partido, el Arosa trataba de gestionar la situación con la tenencia del balón. También el Somozas, exigido por la situación, quiso dar un paso al frente a riesgo de ceder mucho espacio a sus espaldas. Ahí se manejaba el filo en el que el Arosa podría apuntillar el resultado. Kilian avisó primero tras una contra lanzada por Pedro Beda, pero el catalán, ya dentro del área, perdió el uno contra uno en el repliegue defensivo.

A la segunda ya no perdonó Kilian. Fue tras un disparo desde la frontal de Mon que Souto no pudo blocar y el delantero catalán empujó al fondo de la red. La euforia volvió a desatarse en unas gradas de A Lomba vestidas para una ocasión que había tardado tanto tiempo en volver.

Menos de 25 minutos disputados y 2-0 para un Arosa al que incluso le valía el empate para lograr el ascenso a 2ª RFEF. Nada más se podía pedir con un equipo que iba en volandas sobre una onda arlequinada de vítores y cánticos. El Somozas estaba literalmente tocado, pero aun así trató de inquietar la portería de Cobo, aunque sin disponer de ocasiones claras para ello.

Ya solo faltaba esperar por el pitido que confirmase que el Arosa era nuevo equipo de 2ª RFEF. Ese sonido llegó y se desparramó la fiesta y la alegría tanto en el césped como en la grada

decoration

Ya en la segunda parte, el manejo de los primeros 15 minutos fue crucial. Avisó en ese tramo Luis Nuño con un cabezazo desviado a centro desde la izquierda. Sin embargo el Arosa se sentía año y señor del ritmo del partido. A ello añadía que cuando era capaz de dar continuidad a sus posesiones se plantaba con cierta facilidad en el área rival. Beda y Fajardo tuvieron sendas situaciones para el 3-0, pero no pudo ser.

Perseverante en el esfuerzo, los de Jairo Bello insistían en su afán de recortar distancias y meter el miedo en el cuerpo a los locales. Sin embargo, sus escasas tentativas se topaban de frente con la seguridad de un Álex Cobo absolutamente infranqueable. La actuación del portero catalán en los dos últimos partidos de la temporada es de las que quedará grabada en la retina de los aficionados arlequinados.

Ya solo faltaba esperar por el pitido que confirmase que el Arosa era nuevo equipo de 2ª RFEF. Ese sonido llegó y se desparramó la fiesta y la alegría tanto en el césped como en la grada. Las emociones salieron a flor de piel y Vilagarcía entera celebró un éxito que se había demorado demasiado en el tiempo. Ahora toca celebrar lo que se merece el final de un logro tan difícil como reconfortante.

Compartir el artículo

stats