Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Play off ascenso

Somozas, última piedra en el camino

Rafa Sáez se funde en un abrazo con un aficionado.

Rafa Sáez se funde en un abrazo con un aficionado. Iñaki Abella

Aunque era favorito el Polvorín, finalmente será el Somozas el rival con el que se va a jugar el ascenso el Arosa el próximo domingo en A Lomba. Los coruñeses superaron por la mínima al filial lucense y presentan su candidatura a dar la sorpresa sobre el césped de A Lomba.

Mientras, en Vilagarcía todavía colea la forma en la que el equipo consiguió la clasificación, una épica que tardará en olvidarse entre la afición arlequinada, que siempre creyó en sus jugadores pese a ver como el equipo se quedaba con diez y después con nueve. Lágrimas de alegría y una euforia desmedida estallaron al término del partido tanto en el campo como en la grada, donde la afición ya se ha citado para convertir A Lomba en una olla a presión el próximo domingo. El objetivo no es otro que conseguir un ascenso a la 2ª RFEF que sería histórico para el club y por el que lleva aguardando 28 años.

Celebración en la grada de A Lomba. | // IÑAKI ABELLA

Rafa Sáez, el técnico del Arosa, vivió los momentos posteriores al encuentro visiblemente emocionado y, sobre todo, orgulloso de sus jugadores, de los que afirmaba que “no existe una palabra en el diccionario que sea capaz de definir lo que han peleado estos jugadores, han demostrado que tienen una capacidad de encaje, un afán de superación increíbles, siendo capaces de encajar cada problema y de afrontar todos los escenarios contrarios que se nos han dado”. La entrega física del grupo “ha sido espectacular durante los 140 minutos que hemos jugado entre el partido, la prórroga y los descuentos, la mayor parte de ellos en inferioridad numérica”.

Además de los jugadores, Sáez miró hacia la afición, “culpable en gran parte de lo que hemos logrado, fueron nuestro jugador número 12 y creo que este encuentro pasará a los anales de la historia del Arosa por méritos propios pase lo que pase en la resolución de la eliminatoria del próximo domingo”.

Aunque la albor del árbitro fue muy criticada por los aficionados presentes en la grada de A Lomba, Sáez no quiso entrar a valorarla, insistiendo en el esfuerzo de sus jugadores por sobreponerse a las adversidades. Sáez no dudó en expresar un deseo, que “A Lomba sea una olla a presión ese día”. El técnico asume que “nos queda por delante una semana muy dura para preparar un partido que no va a resultar sencillo; debemos resetear y recuperarnos del esfuerzo que ha supuesto esta eliminatoria”.

Compartir el artículo

stats