Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La épica mantiene vivo el sueño arlequinado

A Lomba estalló de júbilo tras la clasificación del Arosa.

A Lomba estalló de júbilo tras la clasificación del Arosa. Iñaki Abella

La historia del fútbol tiene mucho de épica, de momentos en los que casi todo está en contra pero el equipo consigue el objetivo. Ayer, el Arosa tuvo casi todo en contra, primero con un rival que venía con una marcha más en el ritmo, y después con todo lo que ocurrió en la segunda mitad y en la prórroga: la expulsión de Ross, un penalti en contra en el inicio de la prórroga que para Álex Cobo, la expulsión de Javi Otero y las constantes lesiones. Todos eses factores no impidieron que el Arosa pasase a la final, donde espera al ganador del Polvorín-Somozas de hoy, gracias a su mejor clasificación en la liga regular y al 0-0 con el que finalizó el partido.

Mientras el Estradense se despide de forma agridulce de una temporada para enmarcar, pero con la sensación de haber tenido la posibilidad de llegar a la final por el ascenso, ya que fue superior al Arosa en muchas fases del partido, sobre todo, estando en igualdad numérica.

Nervios, intensidad y poco control caracterizaron los primeros minutos, con muy pocas ocasiones , la más clara de ellas, en el minuto cinco, con un taconazo de Vicente que atrapó Álex Cobo. El Estradense parecía tener un punto más d e ritmo y a los locales se les atragantaba la presión visitante. Una internada de Piñeiro, que cortó de forma arriesgada Ross mostraba todos los problemas que tenían los arlequinados para controlar a un Estradense que se presentó en A Lomba sin complejos de ningún tipo.

El Arosa accede a la final por su mejor clasificación en liga tras sufrir dos expulsiones y un penalti en contra

decoration

Sin embargo, la mejor oportunidad fue para los locales, un gran pase de Fontán a la espalda de los centrales permitió a Beda plantarse solo ante Cascallar. Entre la mano del portero y un defensa conjuraron un balón que llevaba marchamo de gol. El ritmo del encuentro era muy alto, sobre todo por el lado visitante, pero flataban ocasiones para abrir el marcador. Kilian pudo adelantar a los locales en el minuto 35 al rematar un gran centro de Fontán, pero el disparo se fue fuera.

El Arosa regresó de vestuarios dispuesto a dominar el encuentro, pero sin perder de vista las rápidas transciones del Estradense. En una de estas, nada más iniciarse la segunda mitad, Ross tuvo que emplearse a fondo para que Juanín no se plantase solo ante Álex Cobo.

El encuentro estaba para resolverse por un pequeño detalle. Ese detalle pudo llegar en el minuto 50, cuando Cascallar cometió un error garrafal en la salida del balón, entregándole el balón a Kilian. El meta del Estradense lo enmendó con una buena mano que evitó el gol. La respuesta de los visitantes llegó en un disparo lejano de Porrúa que se fue por encima del larguero. El partido se descontroló, con muchas imprecisiones en el pase provocadas por el nerviosismo de ambos conjuntos. Un disparo de Edu Taboada fue la antesala de la expulsión de Ross. El central llegó tarde a un balón y el árbitro no dudó en mandarlo a la caseta. Quedaban veinte minutos por delante y Carabán tuvo un cabezazo que pudo adelantar a los visitantes. El Estradense se lanzó con más brío a por el partido ante un Arosa que quedó muy tocado por la expulsión.

Tras unos primeros minutos de asedio visitante, con un disparo lejano de Mulero que se fue fuera por poco, el encuentro decayó, con constantes interrupciones y con un Arosa un tanto desquiciado por un arbitraje cargado de errores. Ánder tuvo en su cabeza la clasificación, pero su remate en el segundo palo se fue por encima del larguero.Fue la ocasión que tuvo el Estradense para llevarse el partido. Nada más arrancar la prórroga, un penalti inocente de Piay sobre Edu Taboada parecía que era la ocasión del Estradense para llevarse el encuentro, pero Álex Cobo adivinó la intención de Brais Calvo y evitó el gol. El Arosa enfrió el partido y evitó que se jugase, un guión que se acrecentó con la expulsión de Javi Otero, recluyéndose ante la portería con dos líneas de cuatro que resultaron insuperables para el Estradense.

Compartir el artículo

stats