Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jornada 9 ribadumia-Viveiro

Sin puntería en el peor momento

-

Fran Fandiño rodeado de contrarios durante un lance del encuentro de ayer en A Senra

Fran Fandiño rodeado de contrarios durante un lance del encuentro de ayer en A Senra Noé Parga

El Ribadumia ve como se reducen sus posibilidades de mantener la categoría tras sufrir ayer una dolorosa derrota ante el Viveiro. El equipo aurinegro jugó la que, quizás, sea su mejor primera parte de la temporada, con ocasiones de todos los colores, pero no consiguió superar a Manu Cedrón. Sí lo consiguió el Viveiro en la única opción clara que tuvieron los lucenses, un penalti cometido por Giráldez sobre Javi Rey que el propio delantero viveirense se encargó de anotar.

Una internada por la izquierda de Diego Abal y un disparo alto de Fran Fandiño en el primer minuto dejaron claro que el Ribadumia no estaba dispuesto a especular con el resultado y que solo le valía la victoria, mientras que el Viveiro, más holgado en la clasificación, solo tenía que esperar un error que le pudiese dar ventaja. Las ocasiones en esos primeros minutos continuaban cayendo del bando local, como un cabezazo De Diego Abal a la salida de un córner que cortó un rival. El rechace lo envió Javi Domingo por encima d ella portería. Poco después sería Cerqueiras, en una situación inmejorable, el que cabeceó alto una gran jugada de Monchito.

El Ribadumia dominaba y mantenía una presión alta que se le atragantaba al Viveiro. Sufrían los visitantes cuando llegó el error local en una transición rápida en la que el balón le llegó a Javi Rey, encimado por Giráldez. El medio centro local intentó arrebatarle el balón en dos ocasiones y, en la segunda, cometió penalti. El propio Javi Rey lo transformó sin saber que así se acabaría el encuentro.

A pesar del tanto, poco varió la puesta en escena de ambos equipos. El Viveiro se mantenía refugiado en su campo y obligaba al Ribadumia lejos de la zona de peligro mientras iba digiriendo lo ocurrido. La necesidad aprieta, y los aurinegros no tardaron en volver a disponer de ocasiones, como un disparo de Cerqueiras en el minuto 21 que se fue fuera por poco. Un cabezazo de Charles y un taconazo de Fran Fandiño que se fue rozando el palo eran la prueba de que el Ribadumia asediaba la meta de Manu Cedrón pero tenía el punto de mira desviado.

Una salida en falsa de Manu Cedrón permitió a Monchito aprovechar el rechace, pero cuando el balón parecía que se colaba en la igualada, apareció la cabeza de un defensa para evitarlo, mientras Pablo González cabeceaba por encima del larguero una falta sacada por Cerqueiras. Era el minuto 40 y el Ribadumia comenzaba a desesperarse por el gran número de ocasiones falladas. Pese a ello, los aurinegros lo seguían intentando, como un disparo de Cerqueiras en el descuento que se fue lamiendo la escuadra.

El regreso de vestuarios acentuó el dominio del Ribadumia, que se lanzó a una presión en campo contrario muy intensa. Fran Fandiño, en un centro chut que contó con la colaboración de Manu Cedrón, estrelló el balón en el larguero, una ocasión a la que respondió Nico Madero, al rematar fuera una acción de balón parado.

Con una línea de cinco atrás, el Viveiro cerró las opciones de pase y el Ribadumia comenzó a diluirse en la zona de peligro. Además, las continuas interrupciones visitantes, ayudaban a romper el ritmo de los locales. Un disparo de Monchito y otro de Carlos pusieron a prueba a Cedrón antes de que Luis Carro decidiese meter toda la artillería en el campo, consciente de que una derrota era un pésimo resultado para los locales.

El cansancio hacía mella en ambos equipos, especialmente en los locales, a los que les faltaba la frescura de la primera mitad, algo que no aportaron los suplentes.Una jugada de Óscar Martínez y un cabezazo de Pablo González al que respondió Cedrón muy bien, eran el bagaje con el que afrontaba el equipo aurinegros los últimos instantes. Quedaban cinco minutos en los que el Ribadumia trató de conseguir, al menos, un pírrico punto metiendo al Viveiro en su campo. No hubo forma, y el Ribadumia acabó con uno menos y lanzando dos córners en los que no encontró un remate claro. Es más, pudo encajar el segundo, pero Roberto Pazos consiguió regresar a tiempo (se había incorporado a rematar) para cortar la contra. La esperanza se quedó en un disparo de Dieguito que se escapó alto por muy poco.

“Fallamos muchas ocasiones en la primera mitad”


El técnico del Ribadumia, Luis Carro, se mostraba ayer muy preocupado por un resultado que complica sobremanera la permanencia. Carro reconocía que “estuvimos a un nivel muy alto de juego en la primera mitad, fallamos ocasiones muy claras, estuvimos a nivel muy alto de juego, ritmo, pero un error nos penalizó y nos costó el partido”. A partir de ahí, “todo resultó mucho más fácil para ellos que para nosotros; lo intentamos, pero acumulaban mucha gente y ese 5-4-1 nos costó mucho atacarlo”. Carro ensalzó la entrega de sus jugadores que, trataron de conseguir una victoria muy importante pero se encontraron con el problema de que “nos falta gol, y hoy se ha visto, parece que para marcar nosotros necesitamos hacer bien muchas cosas, mientras otros no necesitan tantas y tienen la suerte que a nosotros nos es esquiva”, explicó el técnico.

Compartir el artículo

stats