DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gustavo César Veloso - Volta a Portugal

“Competir es mi único modo de despedida”

Gustavo César Veloso, con su bicicleta, ien un campeonato del pasado año.

Gustavo César Veloso, con su bicicleta, ien un campeonato del pasado año.

El vilagarciano Gustavo César Veloso arranca su vigésimoprimera temporada, la última en activo como ciclista profesional. Lo hace a sus 41 años y con las fuerzas intactas para disputar y salir por la puerta grande. Ya en Portugal, de manos del Autun General-Tavira-Maria Nova Hotel y tras correr dos clásicas de toma de contacto, se embarcaba ayer en la 47ª Volta al Algarve. Son cinco días -desde hoy cuatro- con 25 equipos en liza, entre ellos 7 UCI Pro Tour. El objetivo, llegar en plenitud de forma a la Volta a Portugal en agosto. En el Algarve hoy, por delante, etapa clave: 182 kilómetros con tres puertos en los últimos 30, y llegada en alto en Fóia, un puerto de primera categoría con 7,5 kilómetros de ascensión y una pendiente del 7,3 por ciento.

– ¿Cómo afronta su última temporada: para disfrutar en la despedida o para competir?

–Siempre he sido muy competitivo, y a mis 41 años ese carácter lo mantengo intacto. Me siento bien, llego con muchas ganas y con fuerzas para pelear por las victorias. De hecho, había programado dejarlo la pasada temporada, pero al final, pese a la pandemia, me vi tan bien que decidí a continuar una temporada más. Lo mío, en esta, no será correr por correr, en realidad nunca lo ha sido. Como profesional esto es un trabajo, y yo no sé hacerlo de otra forma que competir de lleno. Cierto que al ser mi última temporada, también lleva por dentro esa parte emocional de disfrutar del ciclismo en la despedida.

–¿Algún objetivo en mente para esta Volta ao Algarve?

– De partida, el objetivo es ayudar y estar al servicio del equipo. Es una competición que muchos equipos toman como preparación para las grandes citas del verano. En nuestro caso acabamos de empezar la temporada, otros equipos llegan ya con 15 o 20 días corriendo, eso da ventaja cara a conseguir victorias en el Algarve. Lo nuestro será ponerse a punto. En el equipo cabe estar al servicio de los que estén mejor colocados.

–¿ Qué etapa marcará el devenir de esta Volta?

– La experiencia me dice que no hay una etapa para ganar la Volta, pero si una para perderla. La primera etapa para no perderla es la que se corre hoy jueves: 182 kilómetros, no excesivamente dura, primero con dos puertos no muy largos, pero sí explosivos, y acabar luego en Fóia, que es un puerto de primera categoría. Los que no pierdan ahí la Volta, les tocará posicionarse en la contrarreloj del sábado, para salir a definir en la última etapa, el domingo, que será la de para ganar la Volta: una etapa rompepiernas, con cinco puertos de tercera, más otras subidas que mismo podrían considerarse como aquellos, y al final, llegada en un puerto de segunda muy duro, con 2,5 kilómetros y un 9,2 por ciento de desnivel.

– ¿Cuál es esa cita que usted se marca en rojo cara al verano?

– La Volta a Portugal volverá a ser el gran reto. Mi preparación está encaminada a llegar al cien por cien en agosto para poder disputarla de lleno.

– A sus 41 años: ¿qué gana y que pierde físicamente un ciclista con la edad?

– Uno gana experiencia, el saber colocarse en los momentos delicados, el saber regularse, porque uno gana en resistencia. Lo que se pierde es explosividad. Ello cuesta en los puertos de montaña, sobre todo si son explosivos, uno se hace un diésel, corre de atrás hacia adelante, esto es, puedes tener que descolgarte al inicio para encontrar ritmo, pero luego mantienes cadencia para ir cogiendo a la gente que va por delante, sentirte más sólido conforme avanza el puerto, ahí es donde aparece la resistencia.

– ¿En qué han mudado los entrenamientos con el paso de los años?

– Físicamente, al perder explosividad uno tiene que trabajar mucho las series cortas para tratar de no perder esa chispa, pero sin descuidar la resistencia. Y técnicamente el entrenamiento ha evolucionado ofreciendo mejores herramientas: primero estaba el pulsómetro, luego llegaron los vatios, que marca los rangos de potencia para trabajar la fuerza. Todo ese trabajo se descarga en una aplicación y te da muchos datos, para conocer el trabajo y cómo está respondiendo tu cuerpo.

– Con tantos datos acumulados: ¿calcula cuántos kilómetros ha recorrido a lo largo de su carrera como ciclista?

– Tengo más de medio millón de kilómetros acumulados, y cuando acabe esta temporada rondaré los 600.000.

Compartir el artículo

stats