El Bodegas Aquitania Asmubal cumplió con el pronóstico en Porriño, en un partido más igualado de lo previsto y que no se decantó hasta el último cuarto. Y esa falta de efectividad pesó en los dos equipos, que propusieron ataques rápidos, que es señal de identidad para ambos, acabando por imponerse los meañeses por 28-33.

El Aquitania en confió encajando a las primeras de cambio un parcial de 4-0, a lo que contestó rehaciéndose con un 2-7 que les ponía por primera vez arriba en el 12 con gol de Garrido (6-7).

La ventaja meañesa creció hasta el 7-10 del minuto 16, fase en el que el choque se estabilizó que se saldó con ventajas mínimas del Aquitania y sucesivos empates, desperdiciando los locales hasta cinco posesiones para llevar las tablas al descanso, al que se fueron con un 16-17 La delantera meañesa se mantuvo en el segundo tiempo, con un Porriño al acecho la tomaba de manera testimonial en el 35 con gol de Vila (21-20). Fue a partir del 43 cuando, con un 22-22, lo verdinegros abrieron un parcial de 1-6.