Con la primera fase de la competición encaminándose hacia su final, la Federación Galega de Fútbol ha decidido recuperar todos los partidos que se han tenido que aplazar a causa del coronavirus. Entre esos encuentros están el Arosa-UD Ourense (A Lomba, 17.00 horas) y el Estradense-Ribadumia (Novo Municipal, 12,00 horas), duelos en los que los equipos de O Salnés se juegan una parte importante de su futuro para alcanzar los objetivos marcados al inicio de la temporada.

Luis Carro

La victoria conseguida ante el Atios no solo ha puesto fin a una racha de cinco derrotas consecutivas, sino que ha permitido al Ribadumia vencer a un rival directo en la lucha por evitar los últimos puestos. Esa lucha volverá a repetirse en el Novo Municipal de A Estrada hoy ante un Estradense que se encuentra igualado a puntos con los aurinegros. Luis Carro, que no podrá contar con la presencia de Javi Domingo (sancionado), Paco y Fran Matos (lesionados) y Dieguito, califica el encuentro como “muy importante, porque nos jugamos el goal average y sacar la cabeza de la zona baja, pero llegamos con la confianza que da el haber conseguido una victoria muy importante ante el Atios, un triunfo que nos ha permitido romper la racha negativa que arrastrábamos. Enfrente, Carro considera que van a tener a un equipo “muy parecido al nuestro en lo que propone y que, en los últimos encuentros, ha mejorado mucho en el aspecto defensivo”. En el duelo de la primera vuelta, el encuentro de A Senra acabó 3-3 y la clave en este va a ser “intentar controlar el partido y evitar que sea muy abierto”.

Rafa Sáez

Unas horas más tarde, el Arosa saltará al campo de A Lomba para enfrentarse a la UD Ourense, escuadra que llega al alza mientras los vilagarcianos han conseguido, al fin, romper la racha de empates que venían arrastrando y que le impedían abrir brecha con sus inmediatos perseguidores.

Rafa Sáez, técnico del Arosa, da mucha importancia al encuentro ya que “quedan muy pocos en juego y hay que llegar a la siguiente fase con el máximo número de puntos”. El técnico arlequinado no duda en ensalzar al rival, una escuadra que “ha ganado los tres últimos partidos y que trata de meterse en la zona de privilegio de la clasificación”. Con un buen técnico a los mandos y con una identificación total de los jugadores con el club, Sáez destaca lo que “la UD Ourense representa como club, heredero del antiguo Ourense, una seña de identidad que marca a este equipo que, sin duda, se ha visto perjudicado por no haber público en las gradas, porque es una escuadra que imprime mucho carácter”.

Entre las claves que pueden determinar el encuentro estará la climatología, que se prevé adversa para la hora del encuentro y, sobre todo, el estado del césped que, a medida que vayan avanzando los minutos “con todo lo que ha llovido, se irá deteriorando y haciéndose muy pesado, debemos adaptarnos cuanto antes a esta circunstancia y tratar de hacernos con el control del encuentro”.