Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agustín Pastoriza “Pibe” ndeporte - categoría | Jugador Inter Urku finlandés

“Jugar en primera división era una oferta apetitosa”

El cambadés debutó con su nuevo equipo ante un Tercera División y anotó uno de los tres goles del Turku en el encuentro

Agustín Pastoriza “Pibe” con la camiseta del Turku. |  // FDV

Agustín Pastoriza “Pibe” con la camiseta del Turku. | // FDV

–¿Cómo fueron los protocolos COVID a su llegada a Finlandia?

–Viajé con la PCR realizada en España y, cuando llegué tuve que cumplir un confinamiento de tres días. Luego tocó realizar otra PCR el pasado miércoles. Esa segunda resultó también negativa, eso me dio el okey y al momento empecé los entrenamientos con el Turku

–¿Cuál es la situación COVID en Finlandia?

–Mucho más tranquila que en España. Hay menos contagios, menos muertes, la gente camina por la calle con normalidad y sin mascarilla. Solo cuando entra en espacios cerrados se ponen el barbijo.

–¿Cómo se maneja con el idioma?

–Aquí en finés o en inglés. El finés no lo entiendo, pero con el inglés me manejo bien.

–¿Y con el frío?

–Rodeado de nieve, pero aquí la sensación térmica no es de mayor frío, salvo si sopla el viento.

–¿Cómo y cuando le llega la oferta del Turku?

–A inicios de este mes enero, de manos de mi agente. No me lo pensé mucho, era una oferta apetitosa el venirse a la Primera División finesa.

–¿Pesó que fuese su primera experiencia en el extranjero?

–Para nada. Estoy acostumbrado a estar solo. Hace años me llegó una propuesta de Rumanía, que se quedó en nada, pero en esta ocasión venía además cuando estábamos pasando problemas económicos en el Burgos para cumplir con los pagos. Yo lo tenía claro, me quería ir sí o sí.

–¿El fichaje le permite vivir del fútbol en Finlandia como profesional o es un mundo semiprofesional?

–Me considero desde hace años un profesional el fútbol y para ello trabajo, entreno y me cuido al máximo. Lo mismo en Finlandia. Además, con este reto me siento muy ilusionado y motivado por jugar en Primera División, e incluso la previa de Europa League que espera al Turku en verano.

–¿Cómo es ese Turku que se encuentra al llegar?

–Es un club con una buena ciudad deportiva, que cuenta con cuatro campos de fútbol, instalaciones fantásticas… Tenemos de todo, como un equipo de la Primera División en España. A 10 kilómetros, el club dispone de un campo-cápsula, que es un campo cubierto en el que podemos entrenar o jugar cuando nieva mucho.

–¿Ustedes están ahora en pretemporada, ¿cómo es su día a día en Turku?

–Llegamos temprano y desayunamos todos juntos en la ciudad deportiva. Luego, gimnasio, entrenamientos sobre el campo y, tras la ducha, nuevamente comemos juntos en la ciudad deportiva. Está planificado para que pasemos mucho tiempo juntos toda la plantilla. Luego, por la tarde regresamos a casa, que aquí a las 16.30 se hace de noche en invierno. En mi caso vivo solo en un piso, para mí no resulta duro porque estoy acostumbrado desde muy joven.

–Supongo que la presencia de un gallego en el banco le hace las cosas más fáciles

–- Sí, siempre resulta agradable tener algo más de cercanía con el idioma. Él me ayuda y me traduce algunos términos del finés que pueden decir mis compañeros.

–¿Cuándo echa a rodar la temporada en Finlandia?

–-Arranca en febrero con la copa, que es hasta marzo. Luego, en abril empieza la liga, y en verano al Turku le tocará jugar la previa Europa League.

–Defina al jugador que encontrará en usted el aficionado finés

–Soy un zurdo que se desenvuelve en la media punta, habilidoso con el balón, pero tiro mucho de velocidad. De cara a puerta, me llevo con el gol, pateo bien el balón parado con la zurda, pero disfruto también mucho dando pase de gol. Ya he jugado un amistoso, contra el Atlantis de la Tercera División, y Juan Riveiro me dio la oportunidad de debutar jugando media hora. El debú fue muy positivo ya que marque un gol de falta directa al borde del área.

–¿A sus 24 años se ve con margen de mejora?

–-Siempre estoy aprendiendo para seguir creciendo. Para ello trabajo y siento que ese cénit todavía está por llegar

–¿Cómo recuerda sus inicios en el Cambados?

–Recuerdo poco, porque entonces era muy chiquito. Pero sí las sensaciones de jugar en el campo de Burgáns con la camisola amarilla y mis amigos de pueblo. Era muy bonito, de aquélla disfrutábamos mucho

“La situación es mucho más tranquila que en España”

Compartir el artículo

stats