El Asmubal confirmó su buen momento sumando una tercera victoria en este mes de enero que les hace salir de las dos plazas de descenso directo y colocarse antepenúltimas, empatando a 8 puntos con el Camargo cántabro y Carballal, undécimas y décimas que le preceden en una liga de 14 equipos. El técnico Juan Costas valora el momento: “Las jugadoras -reconoce- están siendo muy receptivas y disciplinadas, asumen muy pronto el discurso, tanto en entrenamientos como en las previas y tiempos muertos de partido, y ante el Lavadores lo demostraron”.

El partido ofreció un primer tiempo muy igualado, con alternativas en el marcador y rentas mínimas. Arrancaron las meañesas con un parcial de 5-2 (min. 6), al que siguieron unos serie de errores en lanzamientos francos, de los que sacaron partido las viguesas para ponerse arriba (7-9, min. 14). En el 21, Laura Miniño devolvió la tablas (10-10), si bien la efectividad por parte de ambos lastró el tramo final de la primera parte, del que sacaron ventaja testimonial las meañesas que, con goles de Fajardo y Miniño, se fueron arriba al descanso (12-11).

La segunda parte volvía con unos minutos de máxima igualdad. Pero al 14-14, le siguieron buenos momentos de la defensa meañesa, bien parapetada atrás por una Lorena Ligero que empezó a aportar en portería con acciones de mérito. Mientras, en ataque tres penas máximas transformadas por una infalible Laura Miniño y una buena asistencia transformada por Fajardo en el pivote, posibilitaba un parcial de 4-1 que subía un 18-15, y que resultó el momento trascendente del choque. A partir de ahí las meañesas amarraron bien el balón para mantener ventaja de dos y tres goles que seguían en el 55 con un 22-19. Por un momento Costas atisbó desde el banco la posibilidad, ante un rival directo por escapar del descenso, de pelear por el average de 6 goles, diferencia por la que el Asmubal cayera en Vigo en la primera vuelta. Pero, aún sin cerrar el partido, era un arma de doble filo el irse arriba buscando la presión y, en esas, el técnico, prudente, se decantó por amarrar los puntos

Juan Costas aplaudía que las suyas respondieran con tablas en los momentos de mayor igualdad: “Al principio nos cogió un tanto por sorpresa Enma Prieto, una lateral zurda de más de 1,80 y que, con Sandra Costas, nos hacían daño, si bien luego supimos atar mejor”. Y en ataque, el equipo tuvo momentos de madurez”.