Luis Carro consiguió devolver al Ribadumia a la Tercera División tan solo un año después. El técnico vilanovés cuenta con una plantilla implicada en conseguir que el Ribadumia se mantenga en la categoría y no vuelva a penar por el infierno de la Preferente. El buen juego que ha mostrado en la mayor parte de los nueve partidos que ha disputado ha colocado al Ribadumia en una más que meritoria cuarta plaza aunque todavía le queda mucho que remar para garantizarse la categoría en la categoría.

– ¿Cómo afronta el Ribadumia el duelo comarcal de A Lomba?

– Con la confianza que dan las dos últimas victorias. Las necesitábamos mucho como equipo porque nos refuerzan en el trabajo que estábamos realizando y que no siempre encontraba su premio. Estas victorias demuestran que no estábamos tan mal y que somos un grupo dispuesto a dar pasos adelante para conseguir los resultados que necesitamos.

– ¿Qué opinión tiene de la temporada que está realizando su rival del próximo domingo?

– Era algo esperado en parte, porque las impresiones de inicio de temporada después hay que traducirlas al campo. El Arosa creo que lo ha conseguido, manteniendo el grueso del bloque y realizando buenas incorporaciones que lo complementan. A estas alturas no sabría que nota ponerle, si un notable alto o un sobresaliente, porque todavía queda bastante liga, pero han puesto la velocidad de crucero, situándose en los primeros puestos y va a ser muy difícil bajarlos de ahí. Si nada se les tuerce, van a luchar por el ascenso”.

– ¿Cuál puede ser la clave de este derbi?

– Los derbis siempre son partidos especiales. En nuestro caso, al ser dos equipos a los que nos gusta tener el balón, no creo que sea cerrado o trabado. Además, siempre existe un componente emocional importante que los jugadores deben controlar. Creo que puede ser importante llevar el peso del partido el mayor tiempo posible.

– ¿Qué jugador del Arosa le gustaría tener en su equipo?

– Es una pregunta complicada. No puedo elegir uno porque nuestro contexto es el que es y no podemos competir en ese aspecto con el Arosa. Es un equipo que tiene un gran nivel en todas sus líneas y eso se ve en el objetivo que persigue.

– El Ribadumia cuenta con varios jugadores que vistieron la arlequinada, entre ellos usted. ¿Será un partido especial?

– En mi caso, ir a A Lomba siempre es especial. Es un campo de esos en los que gusta jugar porque se respira ambiente de fútbol, y más si, como es mi caso, formaste parte de ese club. Aunque he pasado más veces, A Lomba siempre transmite cierto cosquilleo cuando regresas. Como jugador milité dos temporadas a las órdenes de Jacinto Barreiro y Moncho Díaz, y como técnico de la base estuve cuatro temporadas.