Tenía ganas Rafa Sáez y el Arosa de volver a sentirse ganador en A Lomba, escenario donde ha perdido sus dos únicos encuentros hasta la fecha. En su valoración, el técnico destacó que “fue sufrido por la apretura del marcador, pero creo que por el desenlace del partido, por como estuvimos presentes en el área rival y por como defendimos el área propia…. Lo que pasa es que siempre cuando estás tan cerca en el marcador puede pasar un accidente y quedarte con las ganas, como pudo haber sucedido”.

En la misma línea, Sáez añadió que “pienso que supimos defendernos con acierto y buscar la portería contraria. Hemos tenido bastantes acercamientos por las dos bandas en la segunda mitad, incluso más que en la primera. Por lo que hemos podido ver el desenlace creemos que es el correcto”.

Respecto a la importancia de recuperar buenas sensaciones después de caer en su última comparecencia como local ante el Choco, Rafa Sáez destaca que “teníamos algunas asignaturas pendientes que creo que psicológicamente era importante que no fuesen a más y no creciesen. Primero, el hecho de ganar en A Lomba, que era determinante, y no volver a encajar me parece que es una seña de identidad que ojalá se pueda mantener en el tiempo. Sobre todo porque es un sinónimo de puntuar y, en ese sentido, no hemos concedido muchas ocasiones al rival y todo quedó un poco en la sensación de suspense porque se pudiese producir alguna acción puntual en contra”.

Sobre el rival señaló que “venía con la lección bien aprendida. De enfriar el partido y de que el juego no tuviese mucha continuidad. Lo importante era que eso no nos contagiase y no entrar en esa espiral porque luego es muy difícil salir”.