Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arosa se reconcilia con A Lomba

Pedro Beda fue el autor del gol que refuerza el liderato de los vilagarcianos reforzando así la buena línea del equipo a domicilio - El Atios nunca se rindió y buscó el empate hasta el final con más voluntad que méritos

Javi Otero, presionado por Álex Vila en una acción por la banda derecha del ataque arlequinado.  | // NOÉ PARGA

Javi Otero, presionado por Álex Vila en una acción por la banda derecha del ataque arlequinado. | // NOÉ PARGA

El Arosa suma y sigue. Sabía que tenía que reconciliarse con los triunfos en A Lomba y así lo hizo. Tres puntos a costa del Atios que sirven a los vilagarcianos para afianzarse en la primera posición del grupo y seguir el alto ritmo de puntuación marcado por rivales indirectos en esta primera fase como el Somozas o el Bergantiños.

Desde los primeros compases quedó claro que era un duelo de velocidad. Por un lado la del ritmo que imponía el Arosa a base de una alta circulación del balón, frente a la estampida y la gestión de los espacios a la contra que pretendía gestionar el Atios. Además, los porriñeses tenían clara entre sus premisas la de no darse excesiva prisa cada vez que tocase volver a poner el balón en juego ante una defensa establecida.

Con todo ello, en la intensidad el Arosa encontraba su camino. Hasta Rafa Sáez se negaba a que bajase la velocidad recriminando a sus jugadores incluso la tardanza a la hora de la ejecución del balón parado. Curiosamente cerca se quedaron los locales de dañar a su rival con su propia medicina, cuando Julio Rey convirtió una recuperación en medio campo en un rápido contraataque en el que terminó pecando de generoso al optar por un intento de pase a Beda en lugar de asumir el cara a cara frente a Diego. La rápida acción de un defensor frustró lo que pretendía convertirse en una asistencia.

Quizá fue casualidad, pero el Atios gozó a continuación de su mejor oportunidad en un remate de cabeza de Antón que obligó a intervenir a un Álex Cobo que debutaba en A Lomba dejando una buena impresión y manteniendo su portería a cero después de dos encuentros como titular.

Repuesto del susto, el equipo local enseguida volvió a encontrarle la manija al partido. Era dominador en la medular con Pablo Pillado, Mon y un activo Julio Rey encargándose de crear superioridades por dentro para luego descargar a los espacios generados con la incorporación de los laterales. Una labor en la que la banda derecha tomó un mayor protagonismo en la primera parte con la buena sociedad que formaron Javi Otero y Javi Fontán.

El anticipo a lo que sería el único gol del encuentro llegó en una ocasión en la que el Arosa trató de golpear dos veces. La primera vez con un disparo de Julio Rey, cuyo rechace llegó a la bota derecha de Róber quien, desde el vértice del área, golpeó buscando el segundo palo con mucha intención, pero con un poco menos de puntería puesto que el balón se fue rozando el larguero en medio de los aplausos de Tribuna.

La producción de la banda derecha continuó hasta encontrar el objetivo. Una caída a ese espacio de Róber dio origen a una buena maniobra individual hasta conectar un centro desde la línea de fondo que se paseó por el área pequeña para llegar al segundo palo donde apareció providencial Pedro Beda para empujar el balón a la red. Un 1-0 que hacía justicia a lo expuesto por unos y otros.

Lejos del poco recomendable conformismo, los vilagarcianos volvieron tras el paso por vestuarios dispuestos a ponerle la puntilla al trabajo. El fútbol parecía discurrir en una única dirección, la que apuntaba hacia la portería visitante. Primero fue Róber el que avisó con un córner directo que Diego tuvo que sacar con apuros. Posteriormente una elaborada transición por banda izquierda habilitó la carrera de Cotilla al espacio, pero su centro a la llegada al punto de penalti de Beda fue cortado por un jugador del Atios.

La presencia de Pablo Pilado en la medular empezó a agigantarse. No solo en la distribución, sino incluso también en la finalización. Un disparo suyo desde fuera del área también obligó a trabajar al portero rival. Sabedor de que el guión no estaba siendo el más favorable, José Tizón ordenó un triple cambio con media hora todavía por jugarse y su equipo recuperó la energía que parecía estar perdiendo para hacerle frente al Arosa.

La corriente del juego empezó a no ser tan favorable a los intereses arlequinados. Entre el paso de los minutos y lo corto de la ventaja, lo cierto es que el Atios atisbó la posibilidad de pescar en río revuelto. Pese a su indiscutible intención, lo cierto es que no encontró la manera. Solo un disparo lejano que se fue a las manos de Álex Cobo y un cabezazo de Antón que se fue fuera a saque de esquina, completaron sus posibilidades de empatar.

Mientras el Arosa, trataba de engarzar una contra que terminase con cualquier tipo de perturbación, pero daba la sensación que tras cada recuperación eran demasiados los metros que le separaban de la puerta rival. Ya no hubo más posibilidades de marcar ni para unos ni para otros y las disputas fueron tomando el relevo a la circulación y al criterio. Con todo ello, los de Rafa Sáez supieron contemporizar para firmar un triunfo que vuelve a dejar matices muy positivos al margen del liderato. Todo ello cuando viene una próxima semana muy exigente con salida a Bouzas el sábado para luego recibir en A Lomba a Estradense y Ribadumia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats