Decía Rafa Sáez en la previa del encuentro ante el Pontellas que su equipo tenía que dar una respuesta inmediata a la derrota cosechada ante el Choco, consiguiendo un triunfo. Dicho y hecho. Los arlequinados lucieron empaque defensivo y finalización, ante un rival que no mostró mucho más allá de empuje para aprovechar los segundos balones que se generan en un campo tan pequeño como es San Campio-2. El equipo de Rafa Sáez impuso una presión alta que dificultó la salida del balón al rival, que no conseguía sacar el balón con comodidad, mientras que en ataque, el dominio que mostraban no se traducía en ocasiones claras.

Un disparo de Mon desde la frontal, un córner directo de Róber que sacó Aarón con los puños y una volea de Javi Otero que desvió el portero local fueron solo algunas de las acciones que tuvieron los visitantes, sobre todo, en los últimos veinte minutos, donde el dominio fue claro.

La segunda mitad arrancó con la entrada de Joel Sanabria por Ross en el bando arlequinado, un cambio de un delantero por un defensa que obligó a reestructurar el equipo. Sin embargo, esta reestructuración acabaría dando resultados tan solo cuatro minutos después en una gran transición iniciada por Róber en el centro del campo. Vio el desmarque por banda derecha de Javi Otero, y este puso un centro raso al punto de penalti, donde apareció Pedro Beda para anotar el primero de la tarde con un punterazo a la escuadra de Aarón.

Lo más difícil estaba hecho y tocaba aguantar las embestidas del Pontellas, que lo intentó con un par de llegadas de cierto peligro. En ambas el protagonista fue Pablo Fernández que intentó superar a Álex Cobo, debutante ayer en la meta arlequinada, sin éxito. Aunque los intentos eran locales, la mejor ocasión fue visitante en una gran jugada combinativa que finalizó con disparo de Róber al poste.

Cuando el encuentro enfilaba la recta final, el Arosa anotaría el segundo tanto por mediación, otra vez de Pedro Beda. Róber arrancó por la izquierda y su centro atrás llegó a Mon, cuyo disparo desde la frontal lo rechazó Aarón. Beda, atento al rechace, se adelantó a los centrales para remachar el 0-2, tanto con el que el Arosa cerraría el encuentro. Desde ahí hasta el final, pocas ocasiones se crearon en el partido y el equipo de Rafa Sáez no estuvo exigido de forma importante, sobre todo después de la expulsión por doble amarilla de Javi. Los arlequinados todavía tuvieron tiempo de anotar un tercer tanto, también de Beda, pero fue anulado por el árbitro tras decretar fuera de juego.

Con este triunfo, el cuadro arlequinado se sitúa en cabeza de la clasificación y se mantiene invicto como visitante, donde ha sumado nueve de nueve en los tres partidos que ha disputado. El equipo de Rafa Sáez tiene que mejorar en casa, donde se le están resistiendo los encuentros. La próxima semana, los arlequinados regresan a A Lomba para medirse a un recién ascendido como es el Atios.