Ayer jueves, el sorteo de la eliminatoria previa de Copa de Rey, le deparó al Ribadumia tener que visitar al Miengo F.C. cántabro. Será en partido único en una jornada copera que se jugará el 11 noviembre. Una condición de visitante que venía condicionada por ser la segunda segunda bola extraída para determinar cada cruce.

En el sorteo entraban 20 equipos españoles, en base a cuatro grupos configurados por proximidad geográfica, donde en el Norte se deparaban tres cruces. Y la última bola del grupo, que extraía Julen Guerrero, que hacía las veces de cicerone en el sorteo, fue precisamente la de Ribadumia, cuando la anterior y penúltima había asignado ya al Miengo la condición de local. Antes habían quedado emparejados en el grupo Real Titánico (Asturias)-Anaitasuna (País Vasco), y Racing Rioja-Colegios Diocesanos (Ávila). Los 10 equipos que salgan clasificados de esos cruces de la previa en España entrarán ya en la primera eliminatoria directa de la Copa del Rey que se disputará el 16 de diciembre.

El presidente del Ribadumia, Antonio Serantes valoraba la eliminatoria: “el hecho de que el equipo jugase en Cantabria en un año normal -afirma- nos encantaría, porque sería un ocasión magnífica para organizar un viaje con la afición, a modo de excursión para apoyar al equipo, pero en un año como este todo resulta aciago”. “La Copa -añade- donde estamos ahora es ya de por sí un premio, pero una vez llegados hasta aquí el objetivo es pasar esta eliminatoria para entrar en la siguiente. En ella el sueño sería que nos tocase un gordo, medirnos a un equipo de primera o segunda división sería lo máximo”. Antes, este domingo el Ribadumia jugará en Porriño ante Atios la tercera jornada liguera, en partido que se disputa a las 16,45 horas.

En cuanto a las competiciones autonómicas el fútbol permanece cerrado a cal y canto por el covid. Los equipos arousanos consultados comparten la cautela federativa y, tal y como están las cosas, se muestran a favor de que las ligas no arranquen. En la Preferente, con un Umia que es un recién llegado, su presidente Francisco Torres reconoce que “en una reunión anterior se nos decía que la liga podría iniciarse a finales de noviembre, pero creo que las previsiones se van a romper”.