Vuelve el fútbol al campo de A Senra. Más de siete meses después del último encuentro allí celebrado, el Ribadumia ejercerá de anfitrión (16.30 horas) del Choco. Dos equipos que llegan a esta jornada en condiciones de discutirse el liderato después de un debut victorioso en ambos casos.

Todo ello tras una semana complicada en lo que se refiere a la plenitud física del Ribadumia. La ausencia de partidos en pretemporada, sumado al largo parón competitivo, está generando un desgaste en los jugadores. Luis Carro apunta que “cada partido parece una guerra para nosotros. Esta semana perdemos a Paco, Giráldez y Óscar. Y muchas dudas. Gente que hubo que pararla.. Nos está costando entrenar con continuidad. Tenemos que ir planificando sobre los errores del partido anterior. Para nosotros no es pretemporada porque hay que competir, pero a nivel conceptos es una pretemporada. Corregir, incorporar y reforzar detalles”.

Enfrente un Choco que no está dispuesto a la caridad con un Ribadumia que tiene bien claro a lo que se enfrenta. El técnico aurinegro no oculta que “cada domingo será un partido complicado. El nivel del grupo es tremendo y el Choco va a estar en el grupo de arriba, por bloque, tiempo juntos, fichajes de gente muy dinámica y muy profunda.

Con todo ello, Carro sabe que la hoja de ruta hacia los tres puntos pasa por una máxima, “trataremos de minimizar las virtudes del rival, crecer en nuestro aspecto defensivo. Queremos que nos dure más el balón y que nuestras fases ofensivas sean más largas. Importante tener el ritmo de partido. Estamos creciendo en el aspecto ofensivo desde lo defensivo. Nos tiene que durar el balón un poquito más y tener un ritmo un pelín más alto. Tenemos que tender a leer mejor los momentos de cada situación”.

La principal preocupación de Carro estriba en la movilidad de los delanteros Martín Rafael y Davicín, “son dos puntas muy profundos y difíciles de parar con espacios. Los dos son de correr y romper al espacio continuamente”.

Una vuelta a casa para solo 150 aficionados

Las restricciones covid son una de las compañeras de viaje este curso también del Ribadumia. Las pequeñas dimensiones de A Senra, unido a la evolución del virus, han obligado a reducir aún más el aforo de la instalación, pasando de los 250 espectadores que se preveían a comienzos de semana, a los 150 que podrán acceder esta tarde al partido. El club ha establecido un sistema en el que se da prioridad para acudir a A Senra al socio que ha renovado su carné respecto al pasado curso. En caso de no completarse las plazas disponibles, se abriría la taquilla apenas un cuarto de hora antes del inicio del choque previsto para las 16.30 horas. Con todo ello, Luis Carro deja claro que “se agradece mucho volver a casa y todo apoyo será bienvenido”.