Tras el severo traspiés sufrido ante el Baxi Ferrol, el Cortegada consiguió reencontrarse con la victoria ante el Maristas de A Coruña en un partido en el que las vilagarcianas fueron superiores a su rival. Un triunfo en el que las pupilas de Rubén Domínguez demostraron que son un equipo con intensidad y que puede dominar el rebote ante los rivales.

El club vilagarciano ya se prepara el encuentro del próximo fin de semana, donde se va a medir a uno de los equipos más importantes de la categoría, el Celta Zorka, al que ya se enfrentaron en pretemporada en un partido disputado con motivo de la Copa Galicia. Lo harán instaladas en la zona media de la tabla y con la posibilidad de abrir brecha con los puestos de descenso, el principal objetivo a evitar esta campaña mientras se consigue acoplar el equipo y se suma la juventud de varias de las jugadoras que Domínguez tiene en plantilla.