Una vez resuelto el enigma del arranque de la competición, la duda ahora en el seno del Arosa está en el número de aficionados que podrán acceder a A Lomba el domingo para el partido ante el Arenteiro.

Limitado el aforo a 150 personas el pasado sábado en el amistoso con el Bergantiños, el club tratará hoy con el Concello de Vilagarcía para ampliar esa capacidad ahora que las butacas de las gradas guardan la debida separación.