Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol

Las restricciones amenazan la economía del Arosa

De mantenerse la situación en Vilagarcía, solo entrarían 150 personas en A Lomba

La presencia en las gradas de A Lomba todavía pende de un hilo.

La presencia en las gradas de A Lomba todavía pende de un hilo. // I. Abella

Existe preocupación en el Arosa. La situación de restricciones a las que está sometida Vilagarcía debido al repunte de positivos de covid en las últimas semanas no está siendo nada fácil de gestionar para la directiva que preside Manuel Abalo.

Inmerso el club actualmente en la campaña de captación de socios, partida en la que el Arosa fundamenta un amplio porcentaje de su presupuesto, las limitaciones en cuanto a aforo a las que se ve expuesto el club están haciendo un flaco favor. Sin ir más lejos, la capacidad de A Lomba en la actual situación se tiene que reducir de manera obligatoria a solo 150 personas, un hecho que no va para nada en consonancia con la cifra cercana a los 2.000 socios que suele manejar el club en materia presupuestaria.

El como arbitrar la entrada de aficionados al campo es otra cuestión comprometida para la junta directiva. La opción del sorteo parece a priori la mejor solución, pero ni mucho menos la idónea teniendo en cuenta que la afluencia a A Lomba suele rondar de media en liga los 800 espectadores.

Precisamente este fin de semana el Arosa jugará por primera vez ante su público, un partido que servirá de presentación y en el que se medirá al Bergantiños a las 19.00 horas. Un duelo, que además de atractivo en lo futbolístico, será una especie de prueba en lo organizativo de cara a la liga en cuanto al control del aforo en el estadio.

En lo estrictamente deportivo, el equipo de Rafa Sáez ha tenido que ver como se suspendía el amistoso previsto para mañana miércoles en Valga ante el Vista Alegre. Las lesiones de varios de los jugadores compostelanos, muchos de ellos en la parcela defensiva, fue el motivo que derivó en la suspensión del amistoso.

Por este motivo, el duelo ante el Bergantiños será el cuarto de preparación de los arlequinados después de medirse en dos ocasiones al Celta B y superar el pasado sábado en Porriño al Pontellas.

En otro orden de cosas, el club sigue peinando las posibilidades del mercado para incorporar un portero que venga a competirle la titularidad a Manu Táboas, principal objetivo de la entidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats