Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol

Los clubes arousanos, sin hoja de ruta

Cambados, Céltiga y Villalonga siguen a la espera de saber que será de su temporada

Los clubes arousanos no ven nada claro la posibilidad de jugar en el curso 2020/21.

Los clubes arousanos no ven nada claro la posibilidad de jugar en el curso 2020/21. // Noé Parga

La incertidumbre sigue siendo la moneda de cambio en la actualidad de los equipos arousanos que militan en Preferente. Ni Céltiga, ni Villalonga, ni Cambados saben a que atenerse en una temporada de la que muchos piensan se verá reducida a la nada dada la inestabilidad sanitaria latente en la sociedad.

En el club de A Illa, el pesimismo es total respecto a la posibilidad de que haya competición. Álex Zels, vicepresidente, tiene muy claro que "estamos en una situación que lo último que podemos pensar es que se pueda jugar al fútbol en una liga que no es profesional. Lo primero es la salud. Es una cuestión de responsabilidad y de coherencia. En el Céltiga no creemos que se pueda jugar este año y menos cuando no hay ningún tipo de protocolo que pueda asumirse por clubes con una economía que depende tanto de que el público pueda venir a los campos".

Marcelo Muñiz, presidente del Villalonga, tampoco deja demasiado espacio al optimismo. Su primera plantilla tampoco está entrenando a la espera de saber que camino a seguir. "Solo espero que el fútbol se quede donde se tiene que quedar con todo el problema que estamos teniendo. Es insensato pensar que pueda haber competición en Preferente. Se nos habló de unas fechas que en principio serían para empezar en octubre, pero es materialmente imposible. Ahora quizá quede para enero, pero no hay ninguna certeza y tampoco nada que pueda hacer pensar otra cosa que no sea una temporada en blanco. Ya lo pasamos muy mal el año pasado y sería duro volver a tener que pasar por una suspensión de la competición tras iniciarse".

Donde sí existe un cierto optimismo es en el Juventud de Cambados. Su entrenador Rubén Cornes "Pénjamo" reconoce que "al ser la Preferente una competición en la que se deciden ascensos a una liga nacional como es la Tercera División, entendemos que debería ponerse en marcha de alguna manera. Queremos ser optimistas, pero también sabemos que no tiene una solución fácil".

Con el fin de hacer más amena la espera, el club amarillo si ha iniciado entrenamientos dividiendo a la plantilla en dos grupos de trabajo. Durante dos días a la semana, cada bloque de jugadores se ejercita de manera individual y siguiendo todos los protocolos necesarios. "Tenemos una instalación como Burgáns que nos lo permite y los jugadores de manera voluntaria han querido venir a entrenar y eso es algo que demuestra sus ganas por volver a disfrutar del fútbol".

Compartir el artículo

stats