Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BALONMANO

La vuelta al contacto como salvación

Clubes como Rasoeiro y Asmubal se ciñen al entrenamiento individual y con mascarilla

Una de las sesiones de entrenamiento de esta semana del sénior masculino del Asmubal de Meaño.

Una de las sesiones de entrenamiento de esta semana del sénior masculino del Asmubal de Meaño. // FdV

El Rasoeiro grovense y el Asmubal meañés, como el resto de los equipos gallegos, tendrán que esperar unos días más para poder entrenar con contacto. Y es que, de partida, en una comunicación de la Federación Galega, remitida el pasado viernes, se hacía eco de una autorización de la Xunta para esa posibilidad. Sin embargo, en la tarde del lunes una nueva misiva federativa corregía y precisaba que "hasta que el protocolo fisiocovid de la FGBm no esté actualizado y aprobado por la Secretaría Xeral para o Deporte, no se puede entrenar con contacto".

Un comunicado que matiza así lo esgrimido el viernes en que se refería que "a partir de mañana (por sábado 19) se podrían comenzar los entrenamientos con contacto, eso sí llevando máscaras" que sería prenda obligatoria. Pero apareció un nuevo aplazamiento, en espera de un documento que contemplará también si regular el uso de la mascarilla.

Se barajaba que esta prenda podía ir más allá esta temporada, por cuanto se preveía fuera obligatorio su empleo, tanto en entrenamiento como en partidos de liga, lo que implicará no solo a las categorías séniors, sino también a todos los equipos de la base, en entrenamientos y en partidos oficiales. Llegado el caso, si prospera, las que se deben emplear serán mascarillas homologadas para competición, que en este momento está fabricando una empresa valenciana y que, en breve, la Federación Galega espera que también empiece a confeccionar una firma gallega para suministrar a los clubes.

El entrenador del Rasoeiro, Pablo Filgueira, se muestra escéptico: "la mascarilla -apunta- puede ser una medida a lo sumo, para un rato de entrenamiento, pero para los partidos, la verdad, será muy complicado, máxime en un deporte de tanto contacto como es el balonmano".

Añade además que "en el Rasoeiro llevamos tiempo ya trabajando con unos 80 balonmanistas, y en el pabellón desde hace tres semanas, pero por mantener cierta actividad, porque el juego con contacto no estaba permitido. Por nuestra parte -agrega- la posición del club es de mucha cautela en esa vuelta al contacto, estar a la expectativa, no tenemos prisa, máxime con los niños."

Por su parte el entrenador del Asmubal, Víctor Garrido, que se congratulaba el fin se semana por el hecho de que los equipos podían volver al contacto después de tres semanas veía su gozo en un pozo: "llevamos tres semanas entrenando en Coirón, pero sólo trabajando parte física, técnica individual y lanzamiento a portería, no más, guardando distancias, medidas de higiene y respetando protocolos. Ahora -precisa- toca cambiar sobre la marcha la sesión preparada, porque la Federación nos remitía a media tarde de ayer (por el lunes) la misiva de que hay que esperar con el sénior de Primera Autonómica y con la base".

En cuanto al plantel, el Asmubal cuenta a día de hoy con 15 jugadores con ficha, entre ellos los pivotes Rodrigo Mouco, firme promesa que llega del Rasoeiro, y José Barco, jugador ya consagrado que recala de nuevo en Meaño tras su paso por el Teucro de Segunda Nacional. La otra noticia es que los primeras líneas Pablo Garrido e Iván Campos, pendientes del futuro por una beca Erasmus, estarán una temporada más en Meaño.

En la liga de Primera Autonómica masculina el inicio apunta al segundo fin de semana de octubre. Todo a expensas de una Asamblea de la Federación Galega que se celebrará el próximo sábado para aprobar protocolo y calendarios. Lo único firme, ya conocido, es que la liga regular seguiría un modelo diferente: el equipo que recibe (o viaja) en una jornada, se medirá al mismo equipo en la siguiente jornada, esto es, jugando lo que sería partido de primera y segunda vuelta en dos jornadas consecutivas, a fin de, en caso de aparecer positivos, se minimice el ámbito de contagios.

Tampoco hay nada firme sobre la presencia de público en la grada. Los clubes consultados refieren que se barajaba el entre el 15 y 30 por ciento del aforo de pabellones, guardando distancias mínimas, normas de acceso y abandono de la instalación. Será en la asamblea del sábado y el correspondiente protocolo el que arroje luz sobre tal posibilidad.

Compartir el artículo

stats