El 19 de octubre de 1945 se fundaba en Vilagarcía el Arosa, una efeméride que este año llegará a su 75 aniversario. Club emblemático en toda la ría de Arousa y clásico de la Tercera y la 2ª B, la directiva ya ha comenzado a trabajar en el diseño de lo que será el aniversario, unos eventos que estarán marcados por el coronavirus pero que tratarán de hacer un pequeño recorrido por la historia de la entidad.

Así lo reconoce el presidente de la entidad, Manuel Abalo, que ayer señalaba que "la intención es crear una comisión que trabaje en el diseño de las actividades y en la que estarán, por ejemplo, los hermanos Bouzada, dos de las personas que más conocen la historia de este club". Insiste Abalo en que la intención de la directiva es impulsar actos "dirigidos a la sociedad de Vilagarcía, a la que el Arosa representa cada domingo, para que los ciudadanos puedan conocer una parte de su historia, ligada a este club". Por el momento, se está trabajando en algunas ideas, aunque todavía deben perfilarse respecto al mes de diciembre, cuando se cumplirán los 75 años.

Abalo no duda en recordar grandes gestas del Arosa, como el mítico encuentro de Copa del Rey ante la Real Sociedad, o el paso del conjunto arlequinado por la segunda categoría del fútbol español. "Muchos todavía recordamos estancias del Arosa en una 2ª B mucho más competitiva, con dos grupos y con desplazamientos a lugares tan lejanos como Figueras", recuerda Abalo. Precisamente ese desplazamiento lo vivió Abalo como delegado del equipo a principios de los años 80. Casi 40 años después, Abalo es el presidente de un club al que consiguió dar vida cuando se encontraba hundido en la Regional Preferente y con muchos problemas para subsistir.

Antes de concretar los actos del 75 aniversario, que ya cuenta con su propia mascarilla, el club trata de cerrar la plantilla para la próxima campaña. La última de las incorporaciones fue el defensa Alberto Campillo pero no será la última, ya que la entidad arlequinada trabaja en la incorporación de un portero y un jugador de ataque, dos posiciones que el técnico, Rafa Sáez, quiere cubrir. Con la plantilla practicamente diseñada, el club aguarda acontecimientos sobre la próxima campaña, a la que rodean muchas incógnitas sobre su disputa.