No hay competiciones en el horizonte, pero las jugadoras del Cortegada regresaron esta semana a los entrenamientos para recuperar sensaciones que estaban prácticamente olvidadas después de tres meses sin casi contacto con una cancha de baloncesto. La apertura de las instalaciones deportivas en Vilagarcía propició esta situación, con las jugadoras realizando ejercicios de técnica y disparo bajo la atenta supervisión de su técnico, Rubén Domínguez

"Es habitual que, tras finalizar la temporada, estemos entrenando hasta el mes de julio, pero esta campaña con más motivo, porque las jugadoras no han vuelto a tener contacto con el balón desde marzo y se alargaría demasiado en el tiempo el parón, se iría casi a los seis meses", explica Domínguez. Es por ello que "hemos decidido mantener este tipo de entrenamientos en los que trabajamos mucho la técnica individual y el tiro".

La diferencia con otros entrenamientos es que "nos centramos más en cuestiones individuales por causas obvias, y cada material que utiliza una jugadora es convenientemente desinfectado, además, también nos estamos higienizando constantemente las manos; Todas estas cuestiones es algo a lo que tenemos que ir acostumbrándonos antes de que se puedan realizar entrenamientos de contacto".

Domínguez insiste en que los entrenamientos que están desarrollando en estos momentos son "más una recuperación de sensaciones ante un parón demasiado largo que una preparación en sí misma; hay que tener en cuenta que, de no hacerlo, las jugadoras iban a estar paradas casi seis meses, una etapa demasiado larga para cualquier deportista". El objetivo, reconoce Domínguez es que "en septiembre, cuando se inicie la pretemporada, las jugadoras tengan todavía frescos determinados conceptos del juego, especialmente, la técnica y el tiro".